Motores de autorealizacion etica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1086 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LOS TRES MOTORES DE LA AUTORREALIZACION

Autorrealizarse es la tarea de llegar a ser lo que a cada quien le corresponde, según su vocación y su capacidad. Y esa tarea tiene una condición anímica básica: la voluntad de asumirla.
Escrito por David Escobar Galindo.31 de Julio. Tomado de LPG.
 
Las condiciones actuales del acontecer real, en el país y en el mundo, están poniendo al ser humano enuna novedosa posición de protagonismo, quizás como nunca antes. A la luz de la globalización que rige cada vez con mayor influencia expansiva los fenómenos de la actualidad, los poderes tradicionales han ido entrando en una especie de atmósfera abstracta, que es de seguro la antesala de un nuevo modelo: el de la multipolaridad. Esto podría querer decir que de aquí en adelante nadie tendrá lasriendas, sino que habrá un liderazgo no sólo múltiple, sino multiplicado y multiplicador. En esas condiciones, el ser humano individual es mucho más visible que nunca, y su suerte podría estar siendo revalorizada por las mismas circunstancias que antes le fueran tan adversas.
Hace unas semanas, la dirección de uno de los más prestigiosos colegios del país me invitó para decir el mensaje a losjóvenes en la clausura de labores del año lectivo. Titi, mi esposa, me dice siempre que se me da mejor la expresión espontánea cuando se trata de alocuciones más emotivas que reflexivas. La ocasión de aquel día era una mezcla de ambas, y me aventuré a dejar que fluyera la fuente. Y resumo aquí lo que me nació durante aquellos quince minutos, de cara a los jóvenes con todo el futuro por delante, entre susfamilias orgullosas y conmovidas y frente a sus maestros lucientes como si los graduados fueran ellos mismos. La mañana de invierno resplandecía, y sus irradiaciones nos envolvían a todos con la gracia de nuestro aire y la pasión de nuestra luz.
Tuve de pronto la imagen animada de estas vidas jóvenes, que están apenas emergiendo. Les falta la fase formativa superior, pero ya es posible advertirla vitalidad de cada quien, al menos como promesa identificable. Y entonces me embargó el impulso de hablar sobre una energía que es la que mueve todo el mecanismo humano, en cualquier etapa de la vida, pero sobre todo en la etapa de construcción básica: y esa energía es el poder de autorrealización. La vida es un desafío intransferible: nadie puede vivirla por otro. Y por eso la sobreprotecciónen la niñez o en la adolescencia es tan castradora. Autorrealizarse es la tarea de llegar a ser lo que a cada quien le corresponde, según su vocación y su capacidad. Y esa tarea tiene una condición anímica básica: la voluntad de asumirla.
Autorrealizarse requiere la convergencia de una serie de factores, objetivos y subjetivos; es decir, externos e internos. La sociedad, como escenario donde sedesenvuelven tanto el libreto individual como el libreto colectivo, debe asegurar los elementos y mecanismos idóneos que posibiliten la autorrealización tanto de sus individuos como del ente social. Y esto es aún más indispensable cuando se trata de sociedades como la nuestra, lastradas por tradicionales desequilibrios psicosociales y socioeconómicos. Por ello insistimos en la necesidad deestructurar y viabilizar en el país un verdadero régimen de oportunidades especialmente para los más desprotegidos, que no se quede en la mediocridad benefactorista sino que garantice la plenitud autorrealizadora.
Desde luego, la autorrealización no se mueve por sí sola: su logro es una suma de piezas que cada quien debe integrar por su cuenta. Eso significa que toda autorrealización es funcionalmente unainteracción. Con frecuencia se llega a creer que autorrealizarse es una especie de conjunción de dinamismos regidos por la suerte más que por el compromiso; pero la experiencia constantemente reiterada enseña que autorrealizarse es una apuesta, no una dádiva. Y, puestos a identificar los componentes fundamentales de dicha apuesta, tres de ellos resaltan como los que nunca podrían faltar: la...
tracking img