Movimiento obrero

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 19 (4731 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 5 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
NUEVA SOCIEDAD NRO. 80 NOVIEMBRE-DICIEMBRE 1985, PP. 78-85

Tormentosa historia de una fidelidad. El comunismo latinoamericano y la URSS
Manuel Caballero
Manuel Caballero: Historiador, ensayista y periodista venezolano. Estudios en la Universidad de París. Exdirector de la Escuela de Historia de la Universidad Central de Venezuela. PhD en la Universidad de Londres. Su tesis doctoral "LatinAmerica in the World Revolution (The Communist International 1919-1943)" fue aceptada por la Cambridge University Press.

Se suele decir que la relación entre los partidos comunistas latinoamericanos y Moscú es un simple lazo de dependencia y, en cierto modo, unilateral. Pero una relación que tiene más de sesenta años no puede permanecer inamovible al paso de los años, sobre todo en una historiatan vertiginosamente cambiante como la del siglo XX. Es por eso que, en las relaciones del Kremlin con los PCs latinoamericanos, es posible señalar tres grandes períodos, con sus características particulares: el de la existencia de la Internacional Comunista (1919-1943), el de las posguerra y la guerra fría y el que se prolonga desde la revolución cubana hasta hoy.
En su ya clásica biografía deTrotsky, Isaac Deutscher decía que para escribir la historia de aquél, era necesaria una tarea parecida a la que se necesitaba para escribir la de Cromwell: remover la montaña de basura que el odio y el desprecio habían acumulado sobre sus figuras. Tal vez se pueda decir una cosa parecida al intentar cualquier tipo de análisis de las relaciones de los partidos comunistas latinoamericanos con laUnión Soviética. Con la diferencia de que aquí los escombros que habría que remover no han sido acumulados solamente por sus enemigos sino por sus propios protagonistas. Cualquier análisis que se pretenda serio debe no solamente nadar contra la corriente, sino algo aún peor: enfrentar dos poderosas y encontradas corrientes de propaganda y contrapropaganda, de medias verdades y mentiras descaradas. Enestas cuartillas, no pretendemos remover todos los obstáculos que dificultan llegar a la verdad en un asunto sobre el cual, por más que se esculque, siempre

NUEVA SOCIEDAD NRO. 80 NOVIEMBRE-DICIEMBRE 1985, PP. 78-85

quedarán inmensas zonas de oscuridad. Pero desde el inicio, se puede decir que para analizar el asunto se pueden apartar dos argumentos que más que tales son, en verdad,proposiciones puramente propagandísticas. Una de ellas consiste en no ver en los partidos comunistas de América Latina como de otras partes del mundo nada más que instrumentos creados por la URSS para servir de apoyo a su política exterior, y por lo tanto, destinados, esos instrumentos, a no alcanzar jamás estatura de partidos políticos reales en los diversos países donde actúan por (mucha) cuenta y(poco) riesgo de la Unión Soviética. La otra consiste en negar todo lazo orgánico entre la URSS y los partidos comunistas extranjeros, como no sea la de comunidad de ideales y de análisis de la política internacional. Se suele decir, cuando se examinan posiciones tan tajantes en torno a un asunto dado, que no resisten el menor análisis. Preferimos decir que se trata de medias verdades, o de mediasmentiras, como se prefiera. El que sean una u otra cosa no proviene sólo de la voluntad de los respectivos propagandistas y ni siquiera de la posibilidad (amén de la voluntad) de ocultar la verdad histórica. Como en todo agrupamiento humano y mucho más si se trata de grupos políticos, como en toda institución y como en toda relación, es prácticamente imposible que se permanezca inamovible y sinevolución al paso de los años. Si el origen internacional y la adhesión primigenia a un centro político que a la vez era la capital de una gran potencia (Moscú) pudiese explicar por sí sola el fracaso o el éxito de los partidos comunistas, quedaría por explicar cómo es posible que ese mismo origen ha dado frutos tan disímiles como los partidos comunistas de China y de México, de Italia y de los...
tracking img