Mundo de adam smith

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1066 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El mundo maravilloso de Adam Smith

DESARROLLO

Quien en el año 1760 hubiese viajado por Inglaterra habría oído hablar, con toda probabilidad, de cierto doctor Smith, de la Universidad de Glasgow. Si no famoso, el doctor Smith era, desde luego, hombre muy conocido. Voltaire había oído hablar de él; David Hume era íntimo amigo suyo; ciertos estudiosos habían venido desde la propia Rusia paraescuchar sus lecciones, dificultosas, pero entusiastas.

Del doctor Smith se sabía que, además de sus dotes de profesor, poseía una personalidad nada corriente. De todos eran conocidas sus distracciones y ensimismamientos; en cierta ocasión, paseando con un amigo, iba tan absorto en la discusión que sostenían, que cayó en un pozo de una tenería; cuéntase también que otra vez se preparó por símismo una espléndida bebida de pan y mantequilla, asegurando luego que jamás había bebido una taza de té tan malo. Pero sus rarezas, que eran muchas, no perjudicaron en nada a su capacidad intelectual. El doctor Smith puede figurar entre los más grandes filósofos de su época.

En Glasgow, el doctor Smith dio lecciones sobre problemas de filosofía moral, asignatura que entonces abarcaba un campomucho más extenso que hoy. En la filosofía moral estaban incluidas la teología natural, la ética, la jurisprudencia y la economía política. Comprendía, pues, desde los más sublimes impulsos del hombre hacia el orden y la armonía, hasta sus actividades, algo menos ordenadas y armoniosas, en la más áspera tarea de ganarse la subsistencia.

La teología natural - es decir, la búsqueda de un designio enla confusión del cosmos- ha sido objeto, desde los tiempos más remotos, del impulso racionalizador del hombre; nuestro hipotético viajero se habría sentido muy a sus anchas oyendo explicar al doctor Smith las leyes naturales que se ocultan debajo del aparente caos del universo. Pero quizá le habría parecido al viajero que el doctor Smith estiraba, en verdad, la filosofía más allá de sus límitesconvenientes cuando llegaba a la otra extremidad del espectro; es decir, a la búsqueda de un gran sistema arquitectónico por debajo de la barahúnda de la vida cotidiana.

Porque si el escenario social de la Inglaterra de la última parte del siglo XVIII sugería alguna idea, esta no era, ni muchísimo menos, la de un orden racional ni la de un designio moral. En cuanto se apartaba la vista de lasvidas elegantes de las clases acomodadas, la sociedad se presentaba a sí misma como una lucha brutal por la existencia en su forma más ruin. Lo único que se veía fuera de los salones de Londres o de las agradables y ricas fincas de los condados era rapacidad, crueldad y degradación, mezcladas con las más irracionales y desconcertantes costumbres y tradiciones de épocas muy remotas y de tiempos yaanacrónicos. Más bien que a una máquina cuidadosamente construida y en la que cada pieza contribuyera armoniosamente al conjunto, el cuerpo social se parecía a una de las extrañas máquinas de vapor de James Watts: negras, ruidosas, ineficaces, peligrosas. ¡Cuán extraño, pues, resultaba que el doctor Smith afirmase que veía orden, designio y finalidad en todo aquello!

Supongamos, por ejemplo, quenuestro visitante hubiese ido a ver las minas de Cornwall. Habría observado entonces cómo los mineros bajaban por los negros pozos y, una vez en el fondo, sacaban de sus cinturones una vela, y luego se tumbaban a dormir hasta que la vela goteaba. Atacaban después por espacio de dos o tres horas los filones de carbón hasta que llegaba el tradicional descanso, el cual duraba el tiempo que empleabanen fumar una pipa. Invertíase medio día completo en los descansos y otro medio en arrancar el mineral de los filones.

Pero si nuestro visitante hubiese ido hacia el Norte y se hubiese animado a bajar a los pozos de Durham o de Northumberland, habría visto un espectáculo completamente distinto. Allí trabajaban juntos hombres y mujeres, desnudos hasta la cintura y reducidos, a veces, de pura...
tracking img