Music

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1160 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Un mundo de usar y tirar
Desde hace pocos años son muchos los productos de ‘usar y tirar’. Si bien este tipo de objetos han favorecido el crecimiento económico, su utilización se ha extendido a otros dominios de la vida, instaurándose una verdadera cultura de esta práctica que está acabando con valores como cuidar, mimar o reparar.
FERNANDO TRÍAS DE BES 29/01/2006
 
Desde hace pocos añosson muchos los productos de ‘usar y tirar’. Si bien este tipo de objetos han favorecido el crecimiento económico, su utilización se ha extendido a otros dominios de la vida, instaurándose una verdadera cultura de esta práctica que está acabando con valores como cuidar, mimar o reparar.
En el siglo pasado, cuando el recién nacido se hacía sus necesidades encima, se le retiraban unos pañosprotectores que había que limpiar para volver a utilizar. Cuando surgieron los pañales desechables fueron muchas las madres que dieron las gracias al cielo y a los ingenieros. Quizá fue con el pañal desechable con lo que comenzó la revolución del “usar y tirar”.
Desde entonces, la proliferación de estos productos ha sido fulgurante, imparable. Entre algunos de los detonantes de esta vorágine se halla larevolución industrial, cuya eficiencia productiva, superior a la de la mano de obra, ha provocado algo tan paradójico como lo siguiente: ¡adquirir un producto nuevo es más barato que reparar el estropeado! Pongamos el ejemplo de una maquinilla eléctrica de afeitar. En caso de avería, uno se pone en contacto con el teléfono de servicio al cliente que el fabricante señala en sus prospectos. Ahí nosreferirán a un taller normalmente situado en la periferia de la ciudad, en un lugar bastante alejado del centro (primera traba). Suponiendo que decida acudir, descubrirá que el mismo taller representa a varias marcas fabricantes de electrodomésticos, incluso competidoras. Está claro: a ninguna de ellas le sale a cuenta ni le interesa ofrecer el servicio técnico de los productos que, en cambio, sífabrica.
Todo son dificultades. Las empresas han diseñado todos los mecanismos para que la venta sea sencilla, rápida e inmediata. Sistemas de pago a crédito, tiendas bien situadas, venta por Internet, rapidez de entrega… Sin embargo, cuando uno desea darse de baja de un servicio o reparar un producto, cuando va a actuar contra la rentabilidad de una empresa, todo son dificultades.
La odisea de lamáquina de afeitar no ha acabado todavía, ya que al llegar al taller lo habitual es que le pidan una cantidad de dinero sólo por diagnosticar lo que le sucede y calcular el presupuesto de la reparación. La explicación del técnico tiene su lógica: “Es que la mitad de la gente, cuando les decimos lo que va a costar ya no vuelven nunca más, así que exigimos algo de dinero para costear esas horas”. Yla respuesta del usuario también: acudir a comprarse una maquinilla nueva.
El riesgo que se traslada al cliente es enorme: el que ha confiado en una determinada marca debe asumir un coste adicional por averiguar si puede reparar el producto que adquirió. Tal duda ha sido definitivamente despejada por los chinos: su mano de obra es tan económica, que, unida a los procesos productivosoccidentales, convenientemente imitados, arroja unos precios de fabricación irrisorios. Dado el nivel de vida en Europa, el coste de dos horas de mano de obra de un técnico para reparar una afeitadora es mayor que el precio de adquirir una nueva. Problema resuelto: ya no hace falta pedir presupuesto de reparación. ¡Qué bien! Por fin reponer es más barato que reparar.
La cultura que manda. El gobierno delusar y tirar alcanza a un amplísimo número de productos. Las cámaras de fotografiar solían durar años, hoy día existen ya las cámaras de usar y tirar. Los ordenadores, por poner otro ejemplo, quedan obsoletos a una velocidad increíble. La interconexión a través de Internet obliga a no quedarse atrás en las versiones de los softwares que adquirimos. Uno puede tener un procesador de textos con...
tracking img