Muxsu aru

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 24 (5902 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
¡Muxsu Aru!
rolando patzi paxi

Melodiosa la llaxwa, en el altar de la piedra
de Taypichuro.
Plurales alabanzas recorren en el batán qarqa del antaño,
salvaje es la mañana, como súbito relámpago del k´ak´apallina…
Phaxsi de taypichuro. ¡quién soy yo!.

Las cuerdas se aferraban a las clavijas del vaivén sewenqu, detenida como anonadado, silencioso, inerte, hundido en el crepúsculo raízde khiswaras y joqhusales quebradas del k´ak´apallina en la media noche del sábado… como, tiniebla terrificante de la hora enorme y lenta parecía gozarse en la crucifixión dolorosa; de aquella alma de orgullo y de voluntad, más, que la muda en verbo libertaria, muda, ante la vanidad heroica como aquel catoblepas mítico de Flaubert y Borges.

Y, silencio estremecedor brotaba de la cima delañtaño al irpa jawira enrojecido de qarqas, añawayas, iru wichhus como acerados calcados… ni un sollozo, salía de aquel phuxu, que se adivinaba lleno de emociones, porque ajayus y qamasas tiritaban como niebla enrollada en un altar de sacrificios sin víctima y sin fuego, parecía, como aquella cima ríspida del ch´ich´ikiña de donde ha huido toda vibración de vida rocinante, mientras que, aguas enrojecidascomo piedra vulcanizada fundía en pachacamac fuerza telúrica del subterráneo que tocaba arena para empoderar a katekilchakuti.

Después de largo rato, parecía arrojar del ombligo de pachacamac una piedra rizada de qarqa remotal, que ascendía a una altura media de diez pies, sonoroso impacto de phüll, esparcía como q´ulthis en varias direcciones y quietamente absorbía katekilchakuti… comolíder nato con fuerza cuasi panteísta del invencible silencio de Taypichuro, belleza edil, voz inconfundible parecía prolongar y obscurecer la dulce belleza de las letras y amenas palabras de los portales de escaparate y libreros del merlan… asombrados de los ojos ávidos, hojeará volúmenes de los bibliófilos peripatéticos de los últimos tiempos… la noche era negra y azul de mar, sentía y asentía,entusiasmado y contagioso como una fiebre, exaltaron contra él, todas las debilidades como gestos pátmicos en el esplendor de la soledad… un grito de angustia en la noche infinitamente estéril y lamentable de las almas empoderaban las llamas del viento y del jayamararu, en el topos fulgurante del aru, como convulsión planetaria del airu, y en la infinita angustia del uru… su nombre, el gran nombre…temible, como el fulgor solar que despediría a sus coetáneos y coterráneos caídos y blasfemados en el tiempo, para marcar amplio ritmo de gesto hasta el fin del refinamiento, del poder de la luz y tempestad.

¡Muxsu Aru! ¡Muxsu Aru!… llena de extraña satisfacción como devoto único de su vida, sentía pronunciar para una élite luminosa; silenciosa, que le harían su esplendor y escudo de su altonombre para quedarse en las crestas del antaño y en las altas cimas del Illampu, Illimani, Huayna Potosí ukhamaraki Sajama… achachilanakampäch qamariri, y fuera el analizador más que relacionador para fungir la pachasofía en el pensamiento fecundador que cabalgaría sobre las tormentas de Jimara–indo aria–polinesia–pacífico hasta la isla de tule… y, a las pampas del sillu sillu, achacollo, pampaaullagas, wilacollo–watascollo como hipogrifo de fuego… antes, durante, después del periodo intermedio tardío.

Prosas sonoras y estallantes como alquimia lingüística seducen de katekilchakuti con su lenguaje jayamararu, con sueños heroicos y grandes nardos de esperanza y gloria, propone las quimeras glosas del esperantu donde visiones litráceas de aquellos visionarios inquietos e inquietantessedientos de luminosidad, de ternura lunar, de la obscuridad rebelde de los hermanos Proto aru, kawki aru y jaqa aru… liberaran las historias orales del 'pa-cha' y su fuerza telúrica–celúrica desde el ch´amak pacha, qhana pacha, t´akhisiw pacha y kuti pacha… ukhamaraki Willka tatan/Phaxsi maman kamachinakaparxam amuyt´asisinxa, ch´ach´arantaniskakinwa juk´ata, juk´ata… porque su idilio, es el...
tracking img