Naada

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 290 (72342 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL HALCÓN MALTÉS

Dashiell Hammett

Dashiell Hammett
Edición especial: setiembre, 1969. EL HALCÓN MALTÉS (THE MALTESE FALCON) © Alfred A. Knopf, Inc 1929, 1939. © Copyright renewed 1957 by Dashiell Hammett © Alianza Editorial, S. A. 1967-1969 Diseño cubierta © Neslé Soulé - 19681 Printed in Spain ISBN 84-02-05932-5 Depósito legal: B. 28.100 - 1969 Impreso en los Talleres Gráficos deEditorial Bruguera, S.A. Carretera Nacional 152, Km 21.650. Parets del Vellés (Barcelona) - 1969

1

No disponible (nota de editor digital)

"Para José"

1. Spade y Archer
Samuel Spade tenía larga y huesuda la quijada inferior, y la barbilla era una V protuberante bajo la V más flexible de la boca. Las aletas de la nariz retrocedían en curva para formar una V más pequeña. Los ojos,horizontales, eran de un gris amarillento. El tema de la V lo recogía la abultada sobreceja que destacaba en media de un doble pliegue por encima de la nariz ganchuda, y el pelo, castaño claro, arrancaba de sienes altas y aplastadas para terminar en un pico sobre la frente. Spade tenía el simpático aspecto de un Satanás rubio. —¿Sí, cariño? —le dijo a Effie Perine. Era una muchacha larguirucha y tostada porel sol. El vestido de fina lana se le ceñía dando la impresión de estar mojado. Los ojos, castaños y traviesos, brillaban en una cara luminosa de muchacho. Acabó de cerrar la puerta tras de sí, se apoyó en ella y dijo: —Ahí fuera hay una chica que te quiere ver. Se llama Wonderly. —¿Cliente? —Supongo. En cualquier caso, querrás verla. Es un bombón. —Adentro con ella, amor mío —dijo Spade—,¡adentro! Effie volvió a abrir la puerta y salió al primer despacho, conservando una mano sobre la bola de la puerta, en tanto que decía: —¿Quiere usted pasar, miss Wonderly? Una voz dijo «gracias» tan quedamente que sólo una perfecta articulación hizo inteligible la palabra, y una mujer joven pasó por la puerta. Avanzó despacio, como tanteando el piso, mirando a Spade con ojos del color del cobalto, a lavez tímidos y penetrantes. Era alta, cimbreña, sin un solo ángulo. Se mantenía derecha y era alta de pecho. Iba vestida en dos tonos de azul, elegidos pensando en los ojos. El pelo que asomaba por debajo del sombrero azul era de color rojo oscuro, y los llenos labios, de un rojo más encendido. A través de su sonrisa brillaba la blancura de los dientes. Spade se levantó, saludó inclinándose yseñaló con la mano de gruesos dedos el sillón de roble junto a la mesa. Era alto, al menos de seis pies de estatura. El fuerte declive redondeado de los hombros hacía que su cuerpo pareciera casi cónico -no más ancho que gordo e impedía que la americana recién planchada le sentara bien.

—Gracias —dijo la muchacha en un murmullo, antes de sentarse en el borde de madera del sillón. Spade se dejó caeren su sillón giratorio y le hizo dar un cuarto de vuelta para quedar de frente a la muchacha, sonriendo cortésmente. Sonreía sin separar los labios. Todas las uves de su rostro se hicieron más largas. El ruidillo del tecleo, el débil retinglar del timbre y el apagado rumor del carro de la máquina de escribir de Effie llegaban a través de la puerta cerrada. En alguna oficina cercana vibrabasordamente el motor de una máquina. Sobre la mesa de Spade humeaba un cigarrillo en un cenicero colmado de fláccidas colillas. El tablero amarillo de la mesa, el secante verde y los papeles que sobre él había estaban espolvoreados de copos grises de ceniza. Una ventana con cortinas color garbanzo, entreabierta unas ocho o diez pulgadas, dejaba entrar del patio un aire que olía a amoníaco. Los copos deceniza temblaban y se arrastraban lentamente sobre la mesa en la corriente. Miss Wonderly contempló a los copos grises estremecerse y reptar. Sus ojos estaban intranquilos. Permanecía sentada sobre el borde del sillón. Los pies, apoyados de plano sobre el suelo, daban la sensación de que estaba a punto de levantarse. Las manos, calzadas de guantes oscuros, se apretaban sobre un bolso oscuro...
tracking img