Nada interesante

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1492 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Abzurdah !

Sí, ese es mi nombre. Cielo. Poco común, pero claro: no podía llamarme de otra
manera. Era previsible que mi nombre no podía ser común, tenía que ser especial. A
veces me pregunto si me castigaron por toda mi vida mis viejos al darme ese nombre.

Quizás si me hubiera llamado Florencia o Marta no me hubieran sucedido mitad de las
cosas que me tocó vivir, sufrir, negar,experimentar, etc. Así que mi nombre es especial,
como yo (según mis padres). Sí, ahora tengo amigas (y de las mejores) pero ellas no
creen que sea especial, simplemente que estoy loca.
Después de las experiencias de mi primer colegio mis viejos decidieron
mandarme a otro. El segundo colegio al que fui lucía mucho más como un colegio
normal que el anterior. Los alumnos llevaban guardapolvos blancos yse sentaban en los
famosos “bancos” o “pupitres” de los que tanto había oído hablar pero nunca había
visto. Vale aclarar que en el Pedagógico (mi primer colegio) nos sentábamos en
alfombras y en posición “chinito” haciendo una ronda. Escribíamos en el piso y no
teníamos pertenencias. Era el comunismo hecho colegio.

Entonces me sacaron de ese colegio donde me hicieron leer “El clan del osocavernario” a los diez años (y créanme, tiene partes lo suficientemente subidas de tono
para considerarlas material inapropiado para alumnos de diez años) y me cambiaron al
Estrada. Un colegio “normal”, con compañeros normales y hasta quizás más crueles que
los del pedagógico. Porque peor que hablen mal de uno es que ni siquiera lo miren o
noten su presencia. En eso me convertí yo: en la gordaque va al colegio privado y cheto
de la ciudad. Eso suponía:
a) que no iba a tener amigas o
b) que mis amigas iban a ser tan fracasadas o más que yo
Ninguna de las opciones me parecía viable pero simplemente caí en ese colegio
desprevenida. Ah, ahora que recuerdo: Rocío. ¿Nunca odiaron y admiraron a alguien a
la vez? Sí, probablemente a sus padres, pero me refiero a un par: un compañero decolegio, de trabajo, de algo. A mí me pasó, más de una vez y es el momento de hablar
de Rocío y más indirectamente de mi madre.

Mi mamá siempre quiso que yo sea un diez. Es decir, un palo y un cero al lado.
Siempre fui un cero, bien redondo y gordo.. Y tiempo después me enteré de la
existencia de “los diez”. Una pareja amiga de mis viejos que eran diez, en puntaje,
claro. Eran cinco perolos escuchabas hablar de sus habilidades y te sentías miserable en
menos de dos palabras.
Tuve la maldita suerte de que la amiga perfecta de mamá tenga una hija de mi
exacta edad pero abismalmente diferente. Rocío. El panorama se me complicó
un poco cuando empecé a escuchar a mamá diciendo periódicamente que algún hijo
perfecto de su amiga había recibido algún estúpido premio. Básicamente meempezó a
molestar la repetición en serie de comentarios edulcorados hacia Rocío, o cualquiera de
sus familiares.

olvidé mencionar que mientras yo pesaba 64
kilogramos, Rocío no pasaba los 39. Pero claro “tienen contexturas diferentes”. Tiene el cuerpo que toda mujer
quisiera, creo. Dura y blanca y con una cara preciosa y flaca y asquerosamente perfecta.
Y es buena mina. Para odiarla, ¿no?Y aunque muchas cosas habían cambiado a mi alrededor, yo seguía siendo la
misma. La gorda, aunque esta vez no era la única. Y no era la única nueva. Así que me
empecé a juntar con una bandita de fracasadas, esas que no tenían amigas

De a poco me empecé a interesar un poco más por mi aspecto físico. Mis
compañeras, aunque no eran lindas, tenían cuerpos espectaculares para nenas de treceaños. Me sentía bastante mal: primero Verónica y Enrique y ahora mis viejos que me
llevaban al nutricionista sin razón aparente. En realidad existían razones pero nadie me
las había explicado.

Yo no entendía muy bien qué pasaba, por qué el médico me pesaba y me preguntaba
qué me gustaba comer. Entraba llorando y salía aún peor. el 98 por ciento de las chicas anoréxicas y bulímicas que conocí...
tracking img