Nada menos q todo un hombre

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 49 (12087 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 4 de noviembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
Nada menos que todo un hombre
Miguel de Unamuno

La fama de la hermosura de Julia estaba esparcida por toda la comarca que ceñía a la vieja ciudad de Renada; era Julia algo así como su belleza oficial, o como un monumento más, pero viviente y fresco, entre los tesoros arquitectónicos de la capital. “Voy a Renada, ( decían algunos, ( a ver la catedral y a ver a Julia Yánez”. Había en losojos de la hermosa como un agüero de tragedia. Su porte inquietaba a cuantos la miraban. Los viejos se entristecían al verla pasar, arrastrando tras de sí lasa miradas de todos, y los mozos se dormían aquella noche más tarde. Y ella conciente de su poder, sentía sobre sí la pesadumbre de un porvenir fatal. Una voz muy recóndita, escapada de lo más profundo de su conciencia, parecía decirle: “¡Tuhermosura te perderá!”. Y se distraía para no oírla.
El padre de la hermosura regional, don Victorino Yánez, sujeto de muy brumosos antecedentes morales, tenía puestas en la hija todas sus últimas y definitivas esperanzas de redención económica. Era agente de negocios. Y éstos le iban de mal en peor. Su último y supremo negocio, la última carta que le quedaba por jugar era la hija. Teníatambién un hijo, pero era cosa perdida, y hacía tiempo que ignoraba su paradero.
( Ya no nos queda más que Julia, ( solía decirle a su mujer: ( Todo depende de cómo se nos case o de cómo la casemos. Si hace una tontería, y me temo que la haga, estamos perdidos.
( ¿Y a qué llamas hacer una tontería?
( Ya saliste tú con otra. Cuando digo que apenas si tienes sentido común, Anacleta…( ¡Y qué le voy a hacer, Victorino! Ilústrame tú, que eres aquí el único de algún talento.
( Pues lo que aquí hace falta, ya te lo he dicho cien veces, es que vigiles a Julia y le impidas que ande con esos noviazgos estúpidos, en que pierden el tiempo, las proporciones y hasta la salud las renatenses todas. No quiero nada de reja; nada de pelar la pava; nada de novios estudiantillos.( ¿Y qué le voy a hacer?
( ¿Qué le vas a hacer? Hacerla comprender que el porvenir y el bienestar de todos nosotros, de ti y mío, y la honra, acaso, ¿lo entiendes?
( Sí lo entiendo.
( ¡No, no lo entiendes¡ La honra, ¿lo oyes?, la honra de la familia depende de su casamiento. Es menester que se haga valer.
( ¡Pobrecilla!
( ¿Pobrecilla? Lo que hace falta es que noempieces a echarse novios absurdos, y que no lea esas novelas disparatadas que lee, y que no hacen sino levantarle los cascos y llenarle la cabeza de humo.
( ¡Pero qué quieres que haga?...
( Pensar con juicio, y darse cuenta de lo que tiene con su hermosura, y saber aprovecharla.
( Pues yo, a su edad…
( ¡Vamos, Anacleta, no digas más necedades! No abres la boca más que paradecir majaderías. Tú, a su edad… Tú, a su edad… Mira que te conocí entonces…
( Sí, por desgracia…
Y separábanse los padres de la hermosura para recomenzar al siguiente día una conversación parecida.
Y la pobre Julia sufría, comprendiendo toda la hórrida hondura de los cálculos de su padre. “Me quiere vender, ( se decía, ( para salvar sus negocios comprometidos: para salvarse acasodel presidio”. Y así era.
Y por instinto de rebelión, aceptó Julia al primer novio.
( Mira, por Dios, Hija mía. ( le dijo su madre, ( que ya sé lo que hay, y le he visto rondando la casa, y hacerte señas, y se que recibiste una carta suya, y que le contestaste…
( ¿Y qué voy a hacer mamá? ¿Vivir como una esclava, prisionera, hasta que venga el sultán a quien papá me venda?
(No digas esas cosas, hija mía…
( ¿No he de poder tener un novio, como le tienen las demás?
( Sí, pero un novio formal.
( ¿Y cómo se va a saber si es formal o no? Lo primero es empezar. Para llegar a quererse, hay que tratarse antes.
( Quererse…, quererse…
( Vamos, sí, que debo esperar al comprador.
( Ni contigo ni con tu padre se puede. Así sois los Yánez....
tracking img