Nana

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 21 (5194 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de abril de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
“Cuando el color tiene su mayor riqueza, la forma tiene su plenitud”…
Paul Cezanne

VEJEZ
C
ada día, abro esta ventana y pongo mi vejez a orear. Me siento en una silla vencida por el peso de los años, de mi propio cuerpo que ya ha caducado y observo pasar la vida en las alas de los pájaros, nubes de absurdos diseños y vientos despistados… demasiado despistados. De esa manera noto que aúnexisto, si bien, ya como un espectador, pero me gusta ver que, afuera, la función continúa, sin mí pero continúa. Mi perro medita sin decir nada: lo sabe todo. Sabe que soy feliz en éste, el último acto de mi última función, a punto de hacer la salida definitiva. De vez en cuando lo acaricio, me sonríe y vuelve a sumergirse en sus ideas.
He sentido un ligero cosquilleo en los párpados. No creo quesea una lágrima porque nunca lloro. Algo se ha escapado a través de mis ojos, lo veo por unos instantes removerse sobre el alféizar: creo que son unos cuantos pensamientos díscolos o no, más bien algo locos. Oigo un removerse muy ruidoso: han levantado el vuelo; primero, torpemente, como si estrenasen alas, después, livianos. ¡Qué desconsideración con un anciano!
Allá van. ¿Será que estándesalojando mi cerebro? Al fin y al cabo, qué más da, sólo son unos pocos pensamientos. Además, algunos son de ésos que se adhieren a las neuronas como parásitos, que me incomodan a veces, bien por su color tirando a negro o por su propia complicación que no me permite hacer carrera de ellos. Pero claro, también se han escapado pensamientos dulces, amables, de color pastel, viejos amigos.
Los miroalejarse en la tarde. Juegan como mariposas blancas, presagio de buenas noticias, dicen. Suben y se unen a los vencejos borrachos de primavera. Quizá emigren juntos cuando tenga que regresar el otoño, y yo, ¿me quedaré solo?
Mi perro se pone inquieto. “Tranquilo” le digo, “volverán”. Un gran pájaro los escolta como una cometa. Temo que los confunda con insectos despistados y se los coma. Ellos,asustados, hacen un quiebro en el espacio y escapan despavoridos. Creo que vuelven. Su imagen se agranda ante mi vista perezosa.
Cierro la ventana, ¡qué se creen! Yo también sé jugar. Se posan en el antepecho, llamando mi atención: quieren volver a casa.
Voy a dormir un poco, tal vez sueñe fantasías que adornen éste, el último acto del teatro de mi vida. Cuando despierte, decidiré si los dejo entrar.Bueno si es que algo recuerdo!

EL ABUELO
A
l verlo caminar con dificultad y descansando a cada paso, Miguel se preguntaba cómo habría sido la niñez de su abuelo y se lo pregunto.
Matías el abuelo comenzó recordando a sus padres, sus hermanas, la casa grande y bonita en que vivió, el rio caudaloso donde jugaba, los maizales donde se escondía para comerse ese pan que hurtaba de la cocina.Cuando era yo niño, le conto el anciano, con el rostro resplandeciente, mis hermanas y yo solíamos jugar a disfrazarnos; sacábamos la ropa de papá y mamá y nos sentíamos grandes, ellas con ropas de colores y yo con vestido de paño y corbata; eran tiempos mejores decía el abuelo.
Miguel su nieto converso largamente con él, preguntando cuanto se le ocurría y el bondadoso anciano respondía conalegría a todo cuanto aquel quería saber, se remontó a los tiempos de sus abuelos contando como lo querían y le guardaban cosas para cuando él iba a visitarlos.
Recordaba que su mamá hacia unas galletas muy ricas, que a él le sabían a gloria; también recordaba que no pudo seguir estudiando porque desde joven tuvo que salir a trabajar para ayudar a sus padres y hermanas. Con el tiempo se caso y tuvounos hijos que lo querían mucho y lo respetaban; les inculco valores y así formo una familia muy bonita.
Matías le decía a Miguel; hijo, tienes que ser un hombre de bien, con valores querer y respetar a los demás así no estés de acuerdo con sus ideales.
Miguel cogió la mano de su abuelo, una mano envejecida por los años, pero cálida al tacto y la beso; pensando que tenía mucha suerte de tener...
tracking img