Naranja mecanica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (540 palabras )
  • Descarga(s) : 9
  • Publicado : 17 de noviembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
La naranja mecánica

La película se basa en la vida de unos adolescentes en la década de los años 70´s, haciendo una fuerte alusión a la revolución sexual de la década anterior.

Elprotagonista y narrador de la historia, Alex, es un individuo hedonista, que tiene como modelo las pasiones del cuerpo.

Alex y sus amigos realizan actos de violencia injustificada tales comoel ultraje, destrucción y la búsqueda del placer sexual, entre otros. Estos jóvenes se visten todos de igual manera, teniendo así una identidad de grupo y así encontrar la aceptación de este.Para Alex sus placeres son las violaciones, la violencia y la música (en este caso la 9 sinfonía de Beethoven.

La 9 novena sinfonía de Beethoven es la expresión de la perversión delprotagonista (obscenidad). El Súper Yo es feroz, voraz y obsceno (él lo pone en evidencia sus acciones ya que las hace latentes). El Súper Yo pone en escena lo que debería estar oculto.

Alex noasimila el Súper Yo (él es perverso). El Ello lo lleva a ser no conciente de sus acciones. La culpa es experimentada por el Yo gracias a lo que exige el Súper Yo, claro está que nunca va a estar conforme.El protagonista, se puede decir, es amoral ya que no va al colegio. La educación desarrolla la moral mediante el conocimiento. Al ser Alex amoral, las pasiones del cuerpo no son moderadascausando así una alteración de la moral.

Según S. Freud existe un Súper Yo individual y uno cultural, los cuales son paralelos; y existe el ideal del Yo que es vinculante, pacificante, estas 2instancias son parte de la conciencia moral del sujeto. El Súper Yo individual se formula o se crea a partir de lo que la sociedad impone o demanda. Lo individual y lo social no tienen separación.
ParaAlex el fuerte dominio del Ello hace que no exista la instancia mediadora del Yo y mucho menos del Súper Yo.
El Súper Yo es cruel e invita al goce lacaniano, por tanto el Súper Yo es hipermoral...
tracking img