Narcotrafico la guerra fallida

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 122 (30410 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL NARCO: La guerra fallida

Autores: Ruben Aguilar V. Jorge G. Castañeda

Editorial punto de lectura edición Octubre 2009

ISBN :978-607-11-0315-4

Exposición: el narco la guerra fallida Autor Aguilar Jorge G.

Ilustración 1

Prólogo 2

Capítulo 1 ¿Llegan las drogas a tus hijos? 5

Los precios de la droga 8

Algunas consideraciones adicionales 9

La evolución de laviolencia 12

¿Por qué los muertos? 13

Capítulo III La razón de Estado 16

Capítulo IV Si Estados Unidos controlara la venta de armas... 21

Las armas provienen de muchas partes, no sólo de Estados Unidos 26

El Consumo 33

Capítulo VI México y Colombia no solo lo mismo 37

Una alternativa: construir una policía nacional 44

Para concluir 47

Prólogo

Por Rubén Aguilar V. yJorge G. Castañeda
Ni el narcotráfico ni su combate son nuevos en nuestro país. Pocos temas y turbulencias han resultado tan recurrentes en la historia reciente de México como la producción y el tránsito de drogas desde y por el territorio nacional, así como la violencia que suele acompañar al negocio de los estupefacientes. En la memoria de los autores, por lo menos desde la malograda OperaciónIntercepción, impuesta por Richard Nixon a Gustavo Díaz Ordaz en 1969, el comercio de narcóticos también ha ocupado un sitio privilegiado en nuestras relaciones con el exterior. Y en la memoria de algunos de los mexicanos perdura el primer contacto —desde los auto sacrificios de Yacxilán hasta los delirios de Avándaro— con sustancias ilícitas y amplificadoras de los sentidos: las siempreentreabiertas puertas de la percepción de Huxley.

Pero a partir del 11 de diciembre del año 2006 las cosas cambiaron. El recién entronizado gobierno de Felipe Calderón decidió lanzar un ataque frontal contra el narcotráfico, en todo el territorio, con toda la fuerza a su alcance, todo el tiempo. Con esta afirmación no buscamos asociarnos a las fáciles y falaces tesis sobre la complicidad, desidia ocomplacencia de los regímenes anteriores ante el llamado crimen organizado. Dichas tesis no resisten ninguna de las pruebas del añejo: ni la lógica, ni la histórica, ni la personal. Resulta absurdo pensar que presidentes tan disímbolos (como Luis Echeverría, José López Portillo, Miguel de la Madrid, Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo y Vicente Fox), llamados a gobernar en coyunturas tandiversas y dotados de bases de apoyo social tan diferentes, hayan sucumbido a la inconfesable tentación del pacto tcito o explícito con el narco.
La corrupción en México ha ido acotándose a lo largo de los últimos 20 años. Unos piensan que este fenómeno era más fuerte antes, mientras que otros creen exactamente lo contrario. No entramos a esa discusión, salvo para decir que no contamos con ningúnelemento que permita afirmar que alguno de los ex presidentes citados sostuvo una relación de complicidad con el narcotráfico. Escogieron métodos para combatirlo más o menos eficaces, más o menos pulcros, más o menos confesables. Pero no fueron sus aliados.
Todos ellos se enfrentaron al narco: Echeverría con la Operación Cóndor, dirigida por Reta Trigo, en Sinaloa; López Portillo con su extrañaencomienda al “Negro” Durazo (al encargarle a un hampón que controlara a los demás); De la Madrid, al padecer los estragos de la disolución de la Dirección Federal de Seguridad y la crisis por el asesinato de “Kiki” Camarena; Salinas y el “Gordo” Coello al perseguir a los sinaloenses, a los militares y judiciales de Tlalixcoyan, a los asesinos del cardenal Posadas Ocampo, y a los que generaron en susexenio los enigmas del magnicidio; Zedillo al enfrentarse a Juan García Abrego, al “narcogober” Mario Villanueva y al general Gutiérrez Rebollo; y Fox mediante la captura de más capos que nunca, aun con la fuga de Joaquín el “Chapo” Guzmán del penal de Puente Grande, Jalisco.
No obstante, jamás un sexenio le había apostado a una meta y abierto tantos frentes simultáneos como Calderón respecto...
tracking img