Narnia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 175 (43587 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LAS CRÓNICAS DE NARNIA

7. LA ÚLTIMA BATALLA

I JUNTO A LA POZA DEL CALDERO
EN los

últimos días de Narnia, muy lejos hacia el oeste, más allá del Páramo del Farol y muy cerca de la gran catarata, vivía un Mono. Era tan viejo que nadie podía recordar cuándo había venido a vivir en aquellos parajes, y era el Mono más listo, más feo y más arrugado que te puedas imaginar. Tenía una casitahecha de madera y con techo de hojas en la horcadura de un árbol inmenso, y su nombre era Truco. Había muy pocas Bestias que Hablan, u Hombres o Enanos en aquella parte del bosque, pero Truco tenía un amigo y vecino que era un burro llamado Cándido. Al menos ellos decían que eran amigos, pero como estaban las cosas podrías pensar que Cándido era más bien el sirviente de Truco que su amigo. Él hacíatodo el trabajo. Cuando iban juntos al río, Truco llenaba de agua las grandes botellas de cuero, pero era Cándido quien las llevaba de vuelta. Cuando necesitaban algo de los pueblos que hay más allá del río, era Cándido el que bajaba con cestos vacíos en su lomo y regresaba con los cestos repletos y muy pesados. Y todas las cosas buenas que Cándido traía se las devoraba Truco; pues Truco decía:“Entiende, Cándido, yo no puedo comer pasto y cardos como tú, así es que lo más justo es que me las arregle de alguna otra manera”. Y Cándido siempre respondía: “Por supuesto, Truco, por supuesto. Ya entiendo”. Cándido jamás se quejaba, porque sabía que Truco era lejos más inteligente que él y pensaba que Truco era muy bondadoso sólo con permitirle ser su amigo. Y si alguna vez Cándido pretendiódiscutir sobre algo, Truco de inmediato le decía: “Mira, Cándido, yo entiendo mejor que tú cómo deben hacerse las cosas. Sabes que no eres muy listo, Cándido”. Y Cándido siempre decía: “No, Truco. Es muy cierto. No soy listo”. Exhalaba un suspiro y hacía todo lo que Truco había dicho. Una mañana, a comienzos del año, la pareja caminaba por la orilla de la Poza del Caldero. La Poza del Caldero es lapoza grande que queda justo debajo de los acantilados del confín occidental de Narnia. La gran catarata vierte en ella con el estrépito de un perpetuo trueno, y al otro lado fluye el Río de Narnia. La catarata mantiene a la poza constantemente bailando y borboteando y removiéndose como si estuviese hirviendo y es por eso, claro está, que fue llamada la Poza del Caldero. Esto se hace más intenso alprincipio de la primavera cuando el caudal de la catarata aumenta con toda la nieve que se derrite en las montañas donde nace el río, mucho más allá de Narnia, en las Tierras Vírgenes del Oeste. Y cuando estaban mirando la Poza del Caldero, de súbito Truco señaló con su dedo oscuro y brillante, diciendo: —¡Mira! ¿Qué será eso? —¿Qué será qué? —preguntó Cándido. —Esa cosa amarilla que acaba de bajarpor la catarata. ¡Mira! Ahí va de nuevo, está flotando. Tenemos que saber qué es. —¿Es preciso? —dijo Cándido. —Claro, es preciso —repuso Truco—. Podría ser algo que nos sirva. Lo único que tienes que hacer es saltar dentro de la Poza como un buen chico y sacarlo. Entonces podremos darle una mirada. —¿Meterme a la Poza? —dijo Cándido, moviendo nerviosamente sus largas orejas. —¿Y de qué otra formavamos a sacarlo si no lo haces? —dijo el Mono. —Pero..., pero —balbuceó Cándido—, ¿no sería mejor que fueras tú? Porque ya ves que eres tú el que quiere saber qué es eso, yo no mucho. Y tú tienes manos, además. Eres

hábil como cualquier hombre o enano cuando se trata de coger cosas. Yo sólo tengo mis pezuñas. —Realmente, Cándido —dijo Truco—. Jamás pensé que podrías decir algo semejante. Nolo esperé de ti, realmente. —¿Por qué? ¿Qué he dicho para ofenderte? —dijo el Asno, hablando en tono más humilde, pues se dio cuenta de que Truco estaba profundamente ofendido—. Sólo quería decir que... —Pretender que yo me meta al agua —dijo el Mono—. ¡Como si no supieras perfectamente bien lo débil que los simios tenemos el pecho y lo fácilmente que nos resfriamos! Muy bien. Me meteré. Ya...
tracking img