Narrador omnisciente

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas: 6 (1379 palabras)
  • Descarga(s): 0
  • Publicado: 28 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Narrador omnisciente

[pic]
 
    Había una vez una niña muy bonita. Su madre le había hecho una capa roja y la muchachita la llevaba tan a menudo que todo el mundo la llamaba Caperucita Roja.
    Un día, su madre le pidió que llevase unos pasteles a su abuela que vivía al otro lado delbosque, recomendándole que no se entretuviese por el camino, pues cruzar el bosque era muy peligroso, ya que siempre andaba acechando por allí el lobo.
    Caperucita Roja recogió la cesta con los pasteles y se puso en camino. La niña tenía que atravesar el bosque para llegar a casa de la Abuelita, pero no le daba miedo porque allí siempre se encontraba con muchos amigos:los pájaros, las ardillas...
    De repente vio al lobo, que era enorme, delante de ella.

Cuando el bosque habla

Había una preciosa montaña, toda vestida de bosques, donde convivían las ardillas, pájaros carpinteros, ruiseñores, jabalíes, entre otros muchos animales.

Al subir por la montaña se encontraba dos caminos que se dividían en una extraña forma de igriega, el camino de la derecha era una subida bastante fuerte y la vegetación era mucho más densa, el de la izquierda dominaba un valle de cerezos en flor.

NOVELAS

EL ZARIGÜEYA,

UNO.
Los rostros de los desaparecidos, en fotografías ampliadas, acompañan a la gran multitud. Marchan entre la niebla de la ciudad, esperando que el sol legitime el día. Las manifestaciones, venidas desde losvalles y las pampas, rompen la niebla fría del otoño. Entre la multitud, las banderas color oliva con estrellas rojas acompañan los rostros, que estoicos y adustos salen una vez mas, a preguntar por sus parientes. En la plaza central, miles de banderas gritan, aclaman, aplauden.
 
La orquestación rompe el silencio, recordando el canto. La fotografía antigua del cantor, en una de las pancartas, eslevantada entre la multitud, mientras la muchedumbre se levanta en un alarido entre jubilo y nostalgia, entre rabia comprimida y sentimiento de

LUCES A TRAVEZ DEL HUMO
Al menos, el aroma del asado justificaba la locura de atravesar la General Paz. Saludos, vino tinto, un poco de frío al aire libre, “nunca como morcilla”, Eli un tanto arruinada y desgraciada, pan tostado y provoleta, más vino.Armando recomendaba un libro de Quiroga, “El Bukowski Argentino” (?). Sacaron una guitarra criolla y empezó toda la lista, por sobre todo Seminare, canción pilar de esas reuniones. A Bandini le gustaban fragmentos de la letra. No la forma pero si la sustancia. La manera en que estaban plasmados algunos aspectos femeninos como el exitismo, la frivolidad, la inconformidad, la inseguridad. Tomó másvino y hasta llegó a sentir que la estaba pasando bien a pesar de encontrarse tan lejos de Capital y de algo que le recordara a Camille.

NARRADOR TESTIGO

LA UTOPIA

 La calle está fría aún, entre la neblina ácida de la metrópoli. Los rostros se cruzan a velocidad entre las avenidas y las alucinaciones, entre el trabajo eterno y la poética quimera de una modernidad ajena, que les ha hechoperder su humanidad. El pequeño planeador se detiene en la paralela, sobre los edificios, para luego deslizarse suavemente en vertical hasta la tierra, hasta la acera, en los puntos de descenso de pasajeros.

 Julián observa mas allá de los cristales mientras la nave desciende lentamente. Parece que por fin ha dejado atrás a los perseguidores, ahora que la niebla fría de la ciudad le acompaña... Enunas horas más el calor será extremo y los cuerpos lucharán por soportarlo; sin embargo caminan con abrigos en la madrugada del frío, como lo harán luego en el sofocante medio día. Un resplandor en una esquina de la avenida hace que Julián retroceda y huya escabulléndose por entre las calles, sumergiéndose en los pasillos subterráneos del metro.

SEXO SOLO;
“¿Fue muy duro?”
   Vio por un...
tracking img