Negocios de oro

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1165 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
En agosto de 1848 el New York Herald fue el primer medio impreso de la Costa Este que publicó el descubrimiento de oro en California. Pocos meses más tarde el presidente, James Polo, confirmó el hallazgo en un discurso en el Congreso de los EE UU . La ‘Tierra dorada de California’, que es como fue bautizada la Costa Oeste en esa época, fue inundada por una ola de inmigrantes llegados de cualquierparte del mundo: los ‘Forty-niners’, para hacerse con el metal precioso.

Ahora la comercialización de dicho metal está de nuevo en boga. Y es que el oro ha multiplicado por cinco su precio en los últimos ocho años. La inversión en ladrillo llegó a su fin con el pinchazo de la burbuja inmobiliaria en 2008. La volatilidad del mercado bursátil y la inseguridad financiera han propiciado que vuelvala ‘fiebre del oro’. Este metal es una de las inversiones más seguras que existen hoy en día. Y tanto ahorradores, como entidades bancarias o países lo saben.

La onza de oro puro cotiza en la actualidad en el mercado de Londres en torno a 1.200 dólares, casi cinco veces más que en 2001. Según Marion Mueller, vicepresidenta de la Asociación Española de Metales Preciosos (AEMP), «la tendenciaalcista no ha hecho nada más que comenzar».
En 1980, tras la última escalada del precio del oro, la onza llegó a costar 850 dólares de la época (24 veces más que en 1969), lo que ajustado a la inflación actual supondría unos 2.400 dólares. Por este motivo la AEMP cree que el ciclo alcista está en sus primeros pasos y no parará hasta alcanzar el equivalente a la cifra de los ochenta, 2.400 dólaresla onza.

Vender por necesidad

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce y hay quien en lugar de comprar, tiene que vender. La crisis actual y las dificultades económicas que ha traído consigo a muchas familias lleva a muchas personas a desprenderse de algunas de sus joyas más preciadas para obtener unos ingresos con los que seguir adelante. La coincidencia de ambos factores (oro comoinversión y penurias de muchos ciudadanos) es el motivo que está detrás de la proliferación de numerosos establecimientos dedicados a la compra del metal precioso. En las calles de toda España son cada vez más comunes los locales que se anuncian con el ya popular cartel amarillo con letras negras. Un ejemplo en Gipuzkoa es Chaves, en la Avenida de la Libertad de San Sebastián. Allí el goteo de personasque van a transformar sus joyas en dinero es constante. Luis Carlos Aizpurua, trabajador de Chaves, reconoce que «el perfil de la gente que se acerca por aquí es muy variado: vienen hombres, mujeres, jóvenes, mayores, gente local, inmigrantes…».

Los motivos por los que venden sus pertenencias en oro son muy dispares: «los hay que necesitan pagar su hipoteca, la vuelta al cole de los niños, lasvacaciones del verano, los reyes de los más pequeños, la cuesta de enero… Pero también familias que reciben una herencia de algún abuelo cuyas joyas son muy antiguas y se han pasado de moda. Prefieren vender el oro y repartir el dinero que han sacado», comenta.
Los divorcios también son una buena fuente de negocio: personas que quieren desprenderse de la alianza de matrimonio y de las joyas quesu pareja le regaló. Un detalle que ha llamado la atención de Aizpurua es que «los inmigrantes son mucho menos reticentes a vender sus joyas. En sus países de origen están acostumbrados a empeñar hasta la lavadora», apostilla.

Estos locales no hacen ascos y compran el oro que se halla en cualquier objeto: relojes, anillos, pendientes… «Incluso dentaduras».
El procedimiento a la hora de cambiarel oro por dinero es muy sencillo: «el cliente trae sus joyas, nosotros comprobamos que es oro, las pesamos y les informamos del precio que tiene el gramo y cuanto se llevarían. Si hay algún tipo de piedra descontamos su peso. Lo mismo sucede con los relojes, que descontamos lo que por experiencia estimamos. El cliente es quien decide, sin ningún tipo de compromiso, si acepta o no el cambio»,...
tracking img