Negocios

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1860 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Fui el sexto de los siete hijos que tuvo el matrimonio de Rodrigo de Cervantes Saavedra mi padre y Leonor de Cortinas, mi madre nací en Alcalá entre el 29 de septiembre y el 9 de octubre de 1547, fecha en que fui bautizado en la parroquia de Santa María la Mayor.
Desde Nino ingrese a un flamante colegio de jesuitas hasta convertirme en un adolescente tímido y tartamudo,

En 1566, mifamilia y yo nos trasladamos a Madrid No se sabe con certeza si aisist a la universidad, a pesar de que en mis obras mostré familiaridad con los usos y costumbres estudiantiles;
En el año de 1569 un tal Miguel de Cervantes fue condenado en Madrid a arresto y amputación de la mano derecha por herir a un tal Antonio de Segura. La pena, corriente, se aplicaba a quien se atreviera a hacer uso dearmas en las proximidades de la residencia real.

En ese mismo ano me encontraba en los dominios españoles en Italia, provisto de un certificado de cristiano viejo (sin ascendientes judíos o moros) y meses después era soldado en la compañía de Diego de Urbina.
Junto a mi hermano menor, Rodrigo, entre en batalla en Corfú, al mando de Juan de Austria. En 1573 y 1574 se encontraba en Sicilia y enNápoles, donde mantuve relaciones amorosas con una joven a quien llame «Silena» en mis poemas y de la que tuve un hijo,
Tiempo después junto con mi hermano nos embarcamos en la goleta Sol, que partió de Nápoles el 20 de septiembre de 1575, y lo que debía ser un expeditivo regreso a la patria se convirtió en el principio de una infortunada y larga peripecia. A poco de zarpar, la goleta se extraviótras una tormenta que la separó del resto de la flotilla y fue abordada, a la altura de Marsella, por tres corsarios berberiscos al mando de un albanés renegado de nombre Arnaute Mamí. Tras encarnizado combate y consiguiente muerte del capitán cristiano, mi hermanos y yo caimos prisioneros. Las cartas de recomendación salvaron mi vida a Cervantes pero serían, a la vez, la causa de lo prolongadode su cautiverio.
No fue si no hasta 1579 cuando , planee una fuga en compañía de un renegado de Granada, el licenciado Girón. Delatados por un tal Blanco de Paz, fui encadenado y encerrado durante cinco meses en la prisión de moros convictos de Argel. Ahí Tuve un nuevo dueño, el rey Hassán, que pidió seiscientos ducados por mi rescate. Estaba aterrado: temía un traslado a Constantinopla.Mientras, mi madre, doña Leonor, había iniciado trámites para mi rescate. Fingiéndose viuda, reunió dinero, obtuvo préstamos y garantías, se puso bajo la advocación de dos frailes y, en septiembre de 1579, entregó al Consejo de las Cruzadas 475 ducados. Hasta el último momento, Hassán me retuvo a mientras los frailes negociaban, pedían limosna para completar la cantidad y por último, el 19 deseptiembre de 1580, fue liberado y, tras un mes en que para limpiar su nombre pleiteó contra Blanco de Paz, se embarcó para España el 24 de octubre.
Cinco días más tarde, después de un lustro de cautiverio, Cervantes llegó a Denia y volvió a Madrid. Tenía treinta y tres años y había pasado los últimos diez entre la guerra y la prisión; su familia, empobrecida y endeudada con el Consejo de las Cruzadas,reflejaba, en parte, la profunda crisis general del imperio, que se agravaría luego de la derrota de la Armada Invencible en 1587. Al retornar, Cervantes renunció a la carrera militar, se entusiasmó con las perspectivas de prosperidad de los funcionarios de Indias, trató de obtener un puesto en América y fracasó. Mientras, fruto de sus relaciones clandestinas con una joven casada, Ana de Villafranca(o Ana de Rojas), nació una hija, Isabel, criada por su madre y por el que aparecía como su padre putativo, Alonso Rodríguez.
A los treinta y siete años Cervantes se casó. Su novia, Catalina de Salazar y Palacios, era de una familia de Esquivías, pueblo campesino de La Mancha. Tenía sólo dieciocho años, no obstante, no parece haber sido una unión signada por el amor. Meses antes, el escritor...
tracking img