Negocios

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 24 (5802 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
CUANDO CONFIAR EN EL INSTINTO -ALDEN M. HAYASHI


Harvard Business Review "La Toma de decisiones"

RESUMEN

MUCHOS ALTOS DIRECTIVOS afirman que periódicamente adoptan decisiones importantes sin utilizar el más mínimo análisis lógico. Dicen que se basan en su «intuición», «instinto» «corazonada» o «voz inferior», pero no son capaces de describir el proceso con mucho másdetalle.

¿Qué es exactamente el instinto? En este artículo, eL autor, Alden Hayashi entrevista a altos directivos de empresas tales como América OnLine y Johnson & Johnson al objeto de averiguar de qué forma adoptan los decisiones. Hayashi expone también la investigación de destacados científicos que sugieren que no sólo es posible que nuestras emociones y sentimientos sean importantes ennuestra capacidad intuitiva de adopción de buenas decisiones sino que realmente pueden resultar esenciales. Concretamente, una teoría sostiene que nuestras emociones nos ayudan a seleccionar rápidamente diversas opciones, aunque no seamos claramente conscientes de la selección. Otra investigación sugiere que la capacidad de juicio profesional puede quedar reducida frecuentemente a pautas ynormas; de hecho, aparentemente las decisiones realmente inspiradas exigen la capacidad de detectar pautas similares en campos dispares. Un consejero delegado que posea esa capacidad puede crear una estrategia perfecta gracias a la detección de pautas que otros pasan por alto o confunden con comportamientos aleatorios.

No obstante, hay diversos rasgos de la naturaleza humana que puedenenturbiar con facilidad nuestra adopción de decisiones intuitiva. Un posible inconveniente es nuestra tendencia a apreciar pautas donde no las hay. Por tanto, la información y la autoevaluación son esenciales y algunas empresas han convertido estos procesos en parte de su cultura empresarial.

LA IDEA INTUITIVA que acabó salvando a Chrysler en los años noventa llegó a la mente de Bob Lutz, a lasazón presidente de la empresa, mientras conducía un fin de semana. Un cálido día de 1988, Lutz cogió su coche, un Cobra, para dar una vuelta. Mientras conducía por las carreteras del sureste de Michigan, trató de relajarse dejando a un lado lo que los críticos habían estado diciendo sobre Chrysler: que la empresa se había quedado sin ideas, tecnológicamente desfasada y carente de inspiración y queiba a quedar peligrosamente rezagada no sólo con relación a los fabricantes japoneses, sino también con relación a General Motors y Ford.
Curiosamente, a Lutz le resultaba difícil disfrutar precisamente porque la conducción le estaba pareciendo muy agradable. «Me sentía culpable: allí estaba yo, el presidente de Chrysler, conduciendo un fantástico coche estrechamente vinculado a Ford»,afirma, haciendo alusión a motor V-8 de Ford que llevaba el Cobra original. De hecho, el fuerte sentimiento de lealtad que tenía Lutz hacia la empresa le había llevado anteriormente a quitar de su coche las placas que decían «con motor Ford». A pesa de todo, la culpabilidad le mortificaba, y mientras conducía empezó a pensar en la posibilidad de sustituir el motor del Cobra por uno de Chrysler. Quizásdespués pudiese disfrutar de su admirado deportivo en paz. No obstante, enseguida se dio cuenta de que Chrysler no tenía un motor V-8 que estuviese a la altura. Si llevaba a cabo el cambio, el coche perdería buena parte de su rendimiento. «Chrysler estaba, muy, muy, muy por detrás», recuerda que admitía.
La mente de Lutz no tardó en subir de revoluciones. ¿No tenía Chrysler un potentemotor de diez cilindros en fase de desarrollo para su nueva camioneta «pick-up»? ¿Podría ser ésa la respuesta? Además, ¿no estaba preparando Chrysler una transmisión manual de cinco marchas de alto rendimiento para el nuevo «pick-up»? ¿Por qué no aprovechar esas piezas monstruosas para un biplaza deportivo atractivo y caro que causase la misma revolución que había provocado el Cobra en los años...
tracking img