Niños y adolescentes en el sistema penal

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2093 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
PENSAR LA EDUCACIÓN EN CONTEXTOS DE ENCIERRO

MÓDULO 2

TRABAJO PRÁCTICO Nº 2

Capítulos 4 y 5

PARTICIPANTES
Alvertiz , Adrián
Bortolozzi, Fernando
Cerelli, Andrés
Colombara, Mónica
Costamagna,Beatriz
Wernli, Darío
Zaninetti, Alejandro

POSTÍTULO EDUCACIÓN EN CONTEXTO DE ENCIERRO

TRABAJO PRÁCTICO Nº 2, MÓDULO II- PARTE 1

CAPÍTULO 4

Niños y Adolescentes en el Sistema Penal.

Informe elaborado teniendo en cuenta:
• El material de Capítulo 4 del Módulo 2.
• Los artículos 37 y 40 de la ConvenciónInternacional de los Derechos del
Niño.
• El informe “Adolescentes en el Sistema Penal” elaborado por UNICEF, Universidad 3 de Febrero y Secretaria Nacional de Niñez,
Adolescencia y Familia.
• La ponencia “La protección de los menores en institutos y centros de
detención” de Alcira Daroqui.

Refiriéndonos al joven en relación con el delito, la primeracriminología nace buscando su legitimidad en la Medicina y en la Biología, medicalizando el problema del delito, remitiéndolo a problemas genéticos o raciales, despolitizándolo mediante la categoría de patología. Al negar las problemáticas económicas y sociales, le da legitimidad a las prácticas policiales y penitenciarias que el estado de derecho refuta como ilegítimas.
Una segunda aproximacióncientífica del delito proviene de la Sociología positivista propone el abordaje del joven delincuente como un problema de patología social, suponiendo que entre el niño abandonado y el niño delincuente hay una continuidad.

A fines del siglo XIX y comienzo del XX, el discurso del saber policial y penitenciario sobre el delincuente, hace un recorte de la problemática según los interesesque los guiaban, trataban a los menores como objeto de intervención preventiva; aparecieron los Institutos de encierro que clasificaban a los menores en grados de “temibilidad” y así se tomaban medidas preventivas, “a favor del menor” para protegerlo de su situación social a través del encierro. Toda práctica coactiva se justificaba en beneficio del menor castigado.

A nivel jurídico,el menor era sujeto de derecho incompleto, por lo que no podía oponerse a las necesidades disciplinarias, que necesitaba de la paternidad sustituta del Estado enmarcada en la figura del Juez. Así el menor se convierte en objeto de políticas públicas de control que escapan a los límites del discurso jurídico sobre el delito. Estos cuidados se hicieron muchas veces en contra de los derechos delniño.

De esta manera ambos enfoques, el correccionalista, que marcaba el sentido de las instituciones penitenciarias; y el tutelar, que observaba al niño como u n objeto a proteger, construyeron un paradigma para tratar la infancia de los pobres como un problema relacionado con la violencia y el delito.
En la actualidad aún no ha desaparecido las formas prácticas del enfoquetutelar, que para su cuidado se interna al niño en un instituto de régimen cerrado ( no se ha derogado este sistema en muchos circuitos judiciales). Allí quedan privados de su libertad, tanto por el peligro que sufre como por el peligro que él representa.

Frente a este paradigma vuelve a surgir en los últimos años u tipo de razonamiento que rescata el humanismo y el progresismo delpensamiento clásico y el esquema del derecho penal de esa época. Éste considera al niño como sujeto de derecho que se opone a la lógica de sujeto incompleto, con más derechos, no menos que el adulto. Así toda medida que se tome con el menor debe tender a su interés superior, no a su tutela.

En la Argentina la edad de punibilidad por hechos penales comienza a los 16 años, pero de acuerdo a...
tracking img