Nicolas maquiavelo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2551 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Nicolás Maquiavelo

Pensador e historiador, nació en el 3 de mayo del año 1469 en Florencia. Su nombre ha quedado como símbolo del procedimiento capcioso en la vida publica, en el ejercicio de las funciones estatales, en las que, según su tesis, no se debe titubear, si el caso lo exige, en emplear la mentira, en servirse de la astucia y en llegar hasta el asesinato, puesto que siempre en finjustifica los medios.
Fue secretario del gobierno de su ciudad natal y estuvo encargado de diversas embajadas. Entre sus obras políticas mas importantes se encuentran: su máxima obra "El Príncipe" en 1532; obra que inmortalizó al autor y que dedica a Lorenzo de Médicis: La misma trata sobre las estrategias y cualidades que debe poner en práctica un príncipe para la conservación del poder,figuran los Discursos del arte de la guerra, los Discursos sobre la primera década de Tito Livio, en los que se sirvió de la historia romana para manifestar su ideología, Historia Florentinas, Vidas de Castruccio Castracani y su comedia La Mandrágora, son de sus obras mas conocidas.
Falleció el 22 de junio del año 1527, fue enterrado en la Iglesia de la Santa Cruz, en el panteón familiar, donde reposomas de dos siglos son gloria alguna, hasta que lord Naussau Clavering, conde de Cowper, al remover sus cenizas y propugnar la erección de un monumento, recordó a Florencia haber tenido entre sus hijos pre-claros a un pensador de su valía.

[pic]

Nicolás Maquiavelo, le escribe esta obra al magnifico Señor: Lorenzo de Médicis, Duque de Urbino, Señor de Pesaro, la cual, la envía con estacomunicación que trascribimos a continuación;
Los que desean congraciarse con un príncipe suelen presentársele con aquello que reputan por más precioso entre lo que poseen, o con lo que juzgan que más ha de agradarle; de ahí que se vea que muchas veces le son regalados caballos, armas, telas de oro, piedras preciosas y parecidos adornos dignos de su grandeza. Deseando, pues, presentarme ante VuestraMagnificencia con algún testimonio de mi sometimiento, no he encontrado entre lo poco que poseo nada que me sea más caro o que tanto estime como el conocimiento de las acciones de los hombres, adquirido gracias a una larga experiencia de las cosas modernas y a un incesante estudio de las antiguas. Acciones que, luego de examinar y meditar durante mucho tiempo y con gran seriedad, he encerrado enun corto volumen, que os dirijo.
Y aunque juzgo esta obra indigna de Vuestra Magnificencia, no por eso confío menos en que sabréis aceptarla, considerando que no puedo haceros mejor regalo que poneros en condición de poder entender, en brevísimo tiempo, todo cuanto he aprendido en muchos años y a costa de tantos sinsabores y peligros. No he adornado ni hinchado esta obra con cláusulasinterminables, ni con palabras ampulosas y magníficas, ni con cualesquier atractivos o adornos extrínsecos, cual muchos suelen hacer con sus cosas, porque he querido, o que nada la honre, o que sólo la variedad de la materia y la gravedad del tema la hagan grata. No quiero que se mire como presunción el que un hombre de humilde cuna se atreva a examinar y criticar el gobierno de los príncipes. Porque asícomo aquellos que dibujan un paisaje se colocan en el llano para apreciar mejor los montes y los lugares altos, y para apreciar mejor el llano escalan los montes, así para conocer bien la naturaleza de los pueblos hay que ser príncipe, y para conocer la de los príncipes hay que pertenecer al pueblo.
Acoja, pues, Vuestra Magnificencia este modesto obsequio con el mismo ánimo con que yo lo hago;si lo lee y medita con atención, descubrirá en él un vivísimo deseo mío: el de que Vuestra Magnificencia llegue a la grandeza que el destino y sus virtudes le auguran. Y si Vuestra Magnificencia, desde la cúspide de su altura, vuelve alguna vez la vista hacia este llano, comprenderá cuán inmerecidamente soporto una grande y constante malignidad de la suerte.

Nicolás Maquiavelo

El Príncipe...
tracking img