Niebla

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 116 (28857 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
pasado, pasado, ¡no!, ¡no!, ¡no! .. ––Bien, bien, que espera la Rosario...
––Por Dios, Eugenia...
––No, si nada de extraño tiene; también a mí me esperaba en un tiempo el... Mauricio. Volveremos a vemos. Y seamos serios y leales a nosotros mismos.
Púsose el sombrero, tendió su mano a Augusto que, cogiéndosela, se la llevó a los labios y la cubrió de besos, y salió, acompañándola él hasta lapuerta. La miró un rato bajar las escaleras garbosa y con pie firme. Desde un descansillo de abajo alzó ella sus ojos y le saludó con la mirada y con la mano. Volvióse Augusto, entró al gabinete, y al ver a Rosario allí de pie, con la cesta de la plancha, le dijo bruscamente: «¿Qué hay?»
––Me parece, don Augusto, que esa mujer le está engañando a usted...
––Y a ti ¿qué te importa?
––Meimporta todo lo de usted.
––Lo que quieres decir es que te estoy engañando...
––Eso es lo que no me importa.
––¿Me vas a hacer creer que después de las esperanzas que te he hecho concebir no estás celosa?
––Si usted supiera, don Augusto, cómo me he criado y en qué familia, comprendería que aunque soy una chiquilla estoy ya fuera de esas cosas de celos. Nosotras, las de rni posición...––¡Cállate!
––Como usted quiera. Pero le repito que esa mujer le está a usted engañando. Si no fuera así y si usted la quiere y es ese su gusto, ¿qué más quisiera yo sino que usted se casase con ella?
––Pero ¿dices todo eso de verdad?
––De verdad.
––¿Cuántos años tienes?
––Diecinueve.
––Ven acá ––y cogiéndola con sus dos manos de los sendos hombros la puso cara a cara consigo y se le quedórnirando a los ojos.
Y fue Augusto quien se demudó de color, no ella.
––La verdad es, chiquilla, que no te entiendo.
––Lo creo.
––Yo no sé qué es esto, si inocencia, malicia, burla, precoz perversidad...
––Esto no es más que cariño.
––¿Cariño?, ¿y por qué?
––¿Quiere usted saber por qué?, ¿no se ofenderá si se lo digo?, ¿me promete no ofenderse?
––Anda, dímelo.
––Pues bien, por... por...porque es usted un infeliz, un pobre hombre...
––¿También tú?
––Como usted quiera. Pero fíese de esta chiquilla; fíese de... la Rosario. Más leal a usted... ¡ni Orfeo!
––¿Siempre?
––¡Siempre!
––¿Pase lo que pase?
––Sí, pase lo que pase.
––Tú, tú eres la verdadera ––y fue a cogerla.
––No, ahora no, cuando esté usted más tranquilo. Y cuando no...
––Basta, te entiendo.
Y sedespidieron.
Y al quedarse solo se decía Augusto: «Entre una y otra me van a volver loco de atar... yo ya no soy yo...»
––Me parece que el señorito debía dedicarse a la política o a algo así por el estilo ––le dijo Liduvina mientras le servía la comida––; eso le distraería.
––¿Y cómo se te ha ocurrido eso, mujer de Dios?
––Porque es mejor que se distraiga uno a no que le distraigan y... ¡ya veusted!
––Bueno, pues llama ahora a tu marido, a Domingo, en cuanto acabe de comer, y dile que quiero echar con él una partida de tote... que me distraiga.
Y cuando la estaba jugando dejó de pronto Augusto la baraja sobre la mesa y preguntó:
––Di, Domingo, cuando un hombre está enamorado de dos o más mujeres a la vez, ¿qué debe hacer?
––¡Según y conforme!
––¿Cómo según y conforme?––¡Sí! Si tiene mucho dinero y muchas agallas, casarse con todas ellas, y si no no casarse con ninguna.
––Pero ¡hombre, eso primero no es posible!
––¡En teniendo mucho dinero todo es posible!
––¿Y si ellas se enteran?
––Eso a ellas no les importa.
––¿Pues no ha de importarle, hombre, a una mujer el que otra le quite parte del cariño de su marido?
––Se contenta con su parte, señorito, si no se lepone tasa al dinero que gasta. Lo que le molesta a una mujer es que su hombre la ponga a ración de comer, de vestir, de todo lo demás así, de lujo; pero si le deja gastar lo que quiera... Ahora, si tiene hijos de él...
––Si tiene hijos, ¿qué?
––Que los verdaderos celos vienen de ahí, señorito, de los hijos. Es una madre que no tolera otra madre o que puede serlo, es una madre que...
tracking img