Ninguno

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1242 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
DECLARACIÓN DE CORRIENTE ROJA

Corriente Roja analiza la situación en Colombia y se solidariza con
las FARC-EP y el movimiento de resistencia popular.

Ante el secuestro de dos revolucionarios colombianos

Desde 1964 existe en Colombia un movimiento insurgente armado,
integrado por las FARC-EP y el ELN. Este movimiento tiene su razón de
ser en la resistencia popular a la opresióneconómica, y al terrorismo
de estado, ejercidos e instrumentados por la oligarquía colombiana y
el imperialismo estadounidense. La insurgencia colombiana forma parte
destacada del movimiento popular de resistencia y de la lucha por un
proyecto socialista que avance en la soberanía popular y la
emancipación de los trabajadores.

Desde el eurocentrismo progre y cínico de intelectuales ypartidos, no
se puede ni se quiere comprender la situación de guerra abierta de
clase que hay en estos países latinoamericanos. Los asesinatos
políticos sistemáticos, la explotación oligárquica brutal a los
trabajadores del campo y la ciudad, la represión a sindicalistas y la
injerencia histórica del gobierno de los EE.UU, han sido
características permanentes en el paisaje político deColombia. Los
hechos son tozudos y demuestran que la lucha política sin frente
militar guerrillero, bajo estas condiciones, no es viable. Ambos son
elementos necesarios no sólo para abrir camino a la democracia
participativa y la transformación socialista, sino para defender
simple y llanamente el derecho a la vida de enormes masas de
campesinos, desplazados y trabajadores en paro omarginados, los
derechos humanos fundamentales, y las libertades políticas.

En los años 80, las FARC abrieron un amplio proceso de negociación con
el gobierno colombiano de Betancourt para establecer las bases de un
marco constitucional de mínimos que hiciera posible la lucha política
sin frente militar. Hubo un principio de acuerdo, pero se rompió
cuando la Unión Patriótica - coalicióndonde estaban integradas las
FARC - fue reprimida salvajemente por el ejército, la policía y los
escuadrones de la muerte dejando en los últimos 15 años un saldo
sangriento: el asesinato de 2500 dirigentes sindicales, 5000
militantes y dirigentes de la Unión Patriótica y el Partido Comunista
y miles de líderes campesinos, estudiantes, activistas de derechos
humanos, indígenas y muchasotras personas opositoras al régimen. La
realidad volvía a confirmar la necesidad del frente militar
guerrillero para que la lucha política fuera respetada. El dilema no
era ni es “armas sí o armas no”. Se trató de elegir entre rendición
y
claudicación política o vuelta a las armas como un instrumento más
pero imprescindible de la lucha de clases. Las FARC,coherentemente,
volvieron a las armas. En Colombia, la lucha armada y la guerra sucia
de alta intensidad ha sido realizada siempre por la olgarquía y no
sólo como instrumento de represión política, sindical y popular, sino
como instrumento económico para el desalojo de millones de campesinos
y la apropiación inmediata de sus tierras por los terrateniestes y las
grandes empresasagroexportadoras.

Desde hace algunos años se vienen produciendo enormes avances en la
lucha popular en Colombia y en el resto de América Latina. Desde Cuba
hasta Venezuela, Argentina, Bolivia,... la rebeldía renace y se
reproduce con fuerza por todo el continente. Ante esta cascada
insurgente EE.UU responde con una escalada militar centrada en
Colombia, a la que ya se denomina el“Israel” latinoamericano.

La última gran vuelta de tuerca en la ofensiva contra las guerrillas
colombianas se inicia en febrero de 2004: el Plan Patriota II. Se
trata del mayor operativo militar lanzado hasta ahora contra las FARC
y las cifras son espeluznantes, hablan por sí solas: 555 Millones de
Dólares sólo para el año 2005 (155 ya desembolsados) y 1800 soldados
(que se suman a...
tracking img