No nacimos pa semilla

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 42 (10333 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 15 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Alonso Salazar J.
No nacimos p’a semilla. La cultura de las bandas juveniles en Medellín
Bogotá: Centro de Investigación y Educación Popular (CINEP), 5ª edición, 1991

"Yo pregunto sobre su tumba cavada en la montaña:
¿No habrá manera de que Colombia, en vez de matar a sus hijos, los haga dignos de vivir?.
Si Colombia no puede responder a esta pregunta, entonces profetizo una desgracia:Desquite resucitará, y la tierra se volverá a regar de sangre, dolor y lágrimas".
Gonzalo Arango. Elegía a Desquite. Obra negra

Publicar este texto sobre los jóvenes de Medellín que matan es un deber de CINEP con la vida en Colombia.
Cuando lo más importante se ha banalizado, puesto en el mercado, destruido, la tarea de colaborar en la construcción comienza por hacer el diagnóstico. Para estohay que adentrarse en las motivaciones y la lógica de los jóvenes que pasan matando. Leer su racionalidad y su moral como una legitimación de la enfermedad es ser incapaz de darse cuenta que el problema hay que plantearlo desde dentro para poder superarlo. El texto es el primero de una serie. Vendrán otros con interpretaciones y alternativas de construcción.
No podemos los colombianos seguirocultándonos que hay un espacio en todos nosotros donde está en quiebre la base de toda ética capaz de estructurar una sociedad de convivencia para todos: el valor prioritario de la vida. Para los creyentes el inmediato sacramento del sentido, (9) en la frase del Padre de la Iglesia: "La gloria de Dios es el ser humano viviente"
Este libro nos invita a mirar el síntoma de un largo proceso de desarraigofamiliar y social que levanta interrogantes a toda Colombia desde, el corazón de la cultura antioqueña empresarial, colonizadora, católica, abierta angustiosamente a la modernidad y al consumismo desde la pobreza marginal de los barrios, entre el amor y el poder, la ambición y la nobleza, la religión y la familia, la guerrilla, la policía y el narcotráfico.
La Corporación Región de Medellíncomparte con CINEP esta tarea. Por eso Alonso Salazar se sumergió en las comunas populares para desentrañarles este texto, siguiendo una intuición originariamente compartida con Silvia Dussan de Kalmanovitz.
CINEP y la Corporación Región pensamos que los riesgos de presentar esta verdad incómoda valen la pena si levantan las preguntas pertinentes y suscitan un compromiso por proteger, dignificar yhacer más viable la vida,de todos los hombres y las mujeres de Colombia. (10)

PROLOGO

Las características personales para ejercer la profesión de sicario que nos vendía en décadas pasadas la televisión eran bien definidas. Se trataba de seres elegantes, anónimos, con mil rostros y contratos millonarios, quienes cumplían el encargo con inmensa sofisticación y desaparecían discretamente de laescena.
En buena medida, todos habíamos asumido esta imagen como verdadera cuando la muerte comenzó a ser negocio lucrativo en Colombia. Nos hablaban de "el de la moto" y nos representábamos inmediatamente una especie de rambos criollos, máquinas frías e insensibles de la muerte.
Además, el hecho de que la mayoría de asesinos por contrato fuesen de Medellín confirmaba la tesis de que a esa ciudadla habla consumido el afán de lucro impuesto por el narcotráfico. Así, las organizaciones de la muerte se ubicaron como apéndices funcionales de los llamados carteles, de la droga. (11)
Pero cuando los sicarios y sus allegados empezaron a hablar, las cosas cambiaron. Como por encanto aparecieron las exculpaciones y la madeja se enredó. Constatamos que las condiciones de pobreza determinaban lasformas de buscarse el sustento. Que bandas completas podían ser contratadas por cualquier parroquiano a la vuelta de la esquina. Y que los profesionales de la muerte eran apenas niños, portadores de unos valores que la sociedad difícilmente comprendía.
Se abrió paso así a una especie de sentimiento de culpa colectivo. Todo el mundo pareció comprender el fenómeno y los victimarios se trastocaron...
tracking img