No se

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (999 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
se
Preguntar (bien) no cuesta nada

Cohen, Sandro. Publicado en:
http://redaccionsindolor.blogspot.com/ (21/04/10).

CUALQUIER PERSONA que viaja a países extranjeros donde se habla un idiomaque no es el suyo, es consciente de la importancia de saber cómo formular preguntas. “¿Dónde está el baño?”. “¿Usted sabe a qué hora abren el museo?”. “¿Puede indicarme a quién reporto mi carterarobada?”. Y en cuestión de hacer preguntas, el castellano se pinta solo. Que yo sepa, es el único idioma que requiere dos signos de interrogación para formular una pregunta directa: uno para abrir y otropara cerrar, tal como se ve en las tres preguntas que hemos visto en este párrafo.
A muchas personas no les gusta esta aparente duplicación del signo de interrogación. Les parece enfadoso tenerque abrir y cerrar cuando en otros idiomas “más modernos” (según ellos) —como el inglés, el francés y todos los demás— sólo se requiere uno. Ven este signo de abrir [ ¿ ] como un ancla que los amarraal feudalismo, al tercer mundo o, en el mejor de los casos, al atraso. Hasta algunos de nuestros mejores poetas han despreciado el signo de abrir. Pienso, por ejemplo, en Pablo Neruda, cuyo enormetalento para manejar el idioma no le impidió cercenar el signo de abrir: la vanguardia puede ser una sirena peligrosa.
Pero no sólo es importante emplear ambos signos, el de abrir y el de cerrar,sino que también es indispensable saber cómo usarlos y cuándo. Como se ve en la fotografía que ilustra esta entrada, tomada en la calle de Hidalgo en la delegación Azcapotzalco, hay muchas personasque no entienden muy bien cuál es el procedimiento. En esta imagen, que provoca perplejidad en quien la mira, ni siquiera debió emplearse el signo de interrogación, ni el de abrir (que no se usó) ni elde cerrar (que sí se usó). Esto es así porque se trata de un imperativo, no una interrogación. Debió escribirse: “¡Pregúntame!”.
El redactor seguramente se fue con su propia finta: la palabra...
tracking img