Nose

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 906 (226488 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
3

EL ORIGEN DE LAS ESPECIES

4

UNIVERSIDAD VERACRUZANA
Raúl Arias Lovillo Rector Ricardo Corzo Ramírez Secretario Académico Víctor Aguilar Pizarro Secretario de Administración y Finanzas Joaquín Díez-Canedo Flores Directora General Editorial Sergio Pitol Director de la Biblioteca del Universitario Jorge Medina Viedas y Agustín del Moral Tejeda Editores fundadores de la Biblioteca delUniversitario

5

EL ORIGEN DE LAS ESPECIES

Charles Darwin

6

Diseño: Lucía Gómez Benet y Carlos Torralba Captura y cotejo: Formación: Lucía Riveros Elox Grabado de portada: La traducción que aquí presentamos está basada en la edición que en 1997 puso en circulación la Universidad Nacional Autónoma de México. Agradecemos a esta casa de estudios el generoso gesto de cedernos latraducción.

Primera edición: julio del 2007 © Universidad Veracruzana (por esta edición) © Sergio Pitol, por la presentación © Porfirio Carrillo, por el prólogo ISBN: 968-834-781-7 Impreso en México Printed in Mexico

7

BIBLIOTECA DEL UNIVERSITARIO
Sergio Pitol

I En México, la primera gran batalla por el libro y su defensa la sostuvieron los liberales del siglo XIX; fue ardua y constante. Enespecial se debe citar a Ignacio Manuel Altamirano y a Justo Sierra. Pero el apóstol del libro de más altos alcances que ha conocido nuestro país ha sido José Vasconcelos, quien en el siglo pasado, de 1921 a 1924, casi inmediatamente después de la Revolución mexicana, durante su cargo como Secretario de Educación en el periodo presidencial de Álvaro Obregón transformó todos los espacios culturalesde la nación. José Vasconcelos era un hombre de ideas intensamente viscerales. Sin embargo, de ninguna manera le estorbaron para realizar el programa de cultura que delineó cuando fue designado Secretario de Educación. Un programa que, sin eufemismos, puede uno considerar como titánico. Por sólo ese periodo de prodigios podría su nombre pasar a la historia. La notable reforma educativa y elrenacimiento cultural que emprendió estuvieron siempre, en su momento y aun durante muchos años después, cercados por la incompren-

8

sión, minados por la suspicacia, la envidia y el recelo de los mediocres. Sin embargo, su energía se impuso. Para lograrlo, se rodeó de todos los escritores de talento del país, igual los comprometidos con sus ideales educativos que los empeñados en el culto deformas que él no admiraba, así como de músicos, pintores y arquitectos de todas las edades y tendencias, aun de aquellas que admitía no comprender, o que abiertamente no compartía. En ese sentido fue absolutamente ecuménico. Con él se iniciaron casi todos los escritores que conformaron nuestra vanguardia literaria, y se pintaron, ante el pasmo horrorizado de la gente de orden y razón, los primerosmurales. Llamó a todos los artistas a colaborar con él y no los convirtió en burócratas. Y ya en sí eso es un milagro. Se ha escrito ampliamente sobre la Cruzada educativa y cultural de Vasconcelos. Me conformo con citar unas líneas de Daniel Cosío Villegas, un intelectual a quien caracterizaba el escepticismo, y aun cierta frialdad hacia sus pares:
Entonces sí que hubo ambiente evangélico paraenseñar a leer y escribir al prójimo; entonces sí se sentía en el pecho y en el corazón de cada mexicano que la acción educadora era tan apremiante como saciar la sed o matar el hambre. Entonces comenzaron las grandes pinturas murales, monumentos que aspiraban a fijar por siglos las angustias del país, sus problemas y sus esperanzas. Entonces se sentía fe en el libro, y en el libro de calidadperenne…

II En una obra de Mijaíl Bajtín leí una aseveración en que pocos han reparado. Dice este excepcional teórico ruso

9

que el más grande don que el mundo nos ofrece al nacer es una lengua acuñada, desarrollada y perfeccionada por millares de generaciones anteriores. Hemos, los humanos, recibido la palabra como una herencia mágica. Uno sabe quién es solamente por la palabra. Y nuestra...
tracking img