Nosotros y robert brasillach

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (918 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Por Rodolfo M. Fattoruso

En el mes de febrero de 1945 una descarga de fusilería puso fin a la vida de Robert Brasillach, poeta, novelista, animador cultural que a la sazón tenía apenas 35 años. Deese modo culminaba un rápido proceso en el que la venganza de algunos fanáticos adoptó el ropaje de la justicia ejemplar. La guerra, que había terminado para Francia, iría a seguir sobre la carne yla memoria de algunos de los más destacados intelectuales de su generación y se haría manifiesta, como esplendente símbolo, a las pocas horas que Brasillach –dilatando su paso por el mundo—escribiera:“He pasado esta noche en el Monte de los Olivos, Señor: ¿seré muy indigno cuando me enfrente a Ti?”

Haber militado en filas de la Accion Francesa, el movimiento de Charles Maurras; haber sidonacionalista hasta la abnegación; no haber condescendido jamás a la tentación del comunismo y rechazar, consecuentemente, los juegos y las astucias de aquellos escritores que cómodamente ubicados en elcampo de la democracia se prestaban a la conspiración revolucionaria; entender que el mal menor para la Francia vencida era salvar su dignidad defendiendo al gobierno de Petain; creer que el compromisocon la nación no es meramente aquello del pasado que se obstina en durar, sino que se trata de una esencia que cada generación decide recrear y honrar, y afirmar asimismo, que la vida es energía, esheroísmo y ruptura de horizontes, que nada grande puede hacer una país o un pueblo si no siente en sus corazones el impulso de la juventud que conquista y de la tradición que manda; en fin, haber sidoalguien que se salió de la huella políticamente correcta, y ser –como lo diría el cínico Sartre, compañero de promoción—uno de los más eficaces y carismáticos motivadores de cultura de la EscuelaNormal, determinó que su ajusticiamiento resultara todo un emblema. Al matarlo, al privarlo de los desdenes y de los reproches que de seguro lo aguardarían en las aulas, en los cafés y en los cenáculos...
tracking img