Novela medieval

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas: 1398 (349390 palabras)
  • Descarga(s): 0
  • Publicado: 8 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
GEORGE R.R. MARTIN

Choque de Reyes
Canción de Hielo y Fuego / 2

GIGAMESH

Título original: A Clash of Kings Primera edición: noviembre del 2003 Primera reimpresión: mayo del 2004 Segunda reimpresión: mayo del 2005 © 1998, George R.R. Martin Mapas: James Sinclair Símbolos heráldicos: Virginia Norey Traducción del inglés: © 2003, Cristina Macía Ilustración de cubierta: © 2003, CorominasDerechos reservados en lengua castellana: © 2003, Alejo Cuervo editor Ediciones Gigamesh C/. Ausias March, 26, desp. 44 08010 Barcelona Fotomecánica e impresión: INO Reproducciones, S.A. Ctra. de Castellón, km. 3,8 Polígono Miguel Servet Nave 13 50013 Zaragoza ISBN: 84-932702-2-9 Depósito legal: Z-910-2005 Printed on acid-free paper Impreso en papel libre de ácido Printed in Spain Impreso enEspaña

2

PRESENTACIÓN

George R.R. Martin lo ha conseguido. Tras unos prometedores comienzos con novelas como Muerte de la luz o Sueño del Fevre, su carrera conoció un eclipse por el fracaso comercial de Armageddon Rag, un ajuste de cuentas con los años sesenta a ritmo de rock'n'roll. Reciclado en guionista de series de televisión y coordinador de las antologías colectivas Wild Cards, Martinparecía perdido para la literatura fantástica, demasiado ocupado en ganarse el pan como para intentar seducir de nuevo a un mercado que había rechazado sus obras más refinadas. Pero los primeros volúmenes de la Canción de Hielo y Fuego lo cambiaron todo. En ellos, Martin vuelve al fantástico para vengarse: por un lado, suponen la cima creativa de un autor cuya valía nunca fue puesta en duda; porotro, han atraído por fin a ese público masivo que hasta ahora se mostraba esquivo. Libro a libro, la Canción de Hielo y Fuego ha ido reuniendo a una enorme cantidad de seguidores que devoran cada nueva entrega y amenizan la espera de las siguientes releyendo las anteriores, debatiendo en foros de Internet los más oscuros acontecimientos de la serie e interpretando las pistas más vagas con las queMartin ha ido sembrando sus tramas. La Canción de Hielo y Fuego amenaza incluso, a decir de sus más fervientes admiradores, con desbancar a El Señor de los Anillos de su podio de mejor obra fantástica de todos los tiempos (lo que constituye una evidente exageración, pero refleja los extremos de entusiasmo a los que conduce Martin). Todo un éxito de crítica y ventas, conseguido tras décadas en eloficio. Y sin embargo, en apariencia la Canción de Hielo y Fuego no se diferencia demasiado de otras sagas épicas interminables: con el mismo escenario pseudomedieval y mágico, el mismo argumento enrevesado con personajes que vagan de un lado para otro, y el mismo conflicto cosmológico entre la luz y las tinieblas. Todo esto es cierto, y sin embargo, quien lo afirme evidentemente no ha leído laserie. El mundo que Martin despliega ante nuestros ojos hunde sus raíces en referencias históricas: Poniente es una imagen especular de Gran Bretaña, y las principales familias, los Stark y los Lannister, remedan a los York y los Lancaster de la Guerra de las Rosas; la perdida Valyria, medio Roma, medio Atlántida; las oleadas de antepasados que hacen las veces de celtas, sajones y normandos; losjinetes de las estepas que recuerdan a los mongoles, los guerreros de las Islas de Hierro a los vikingos... Pronto descubrimos otra interesante característica: que, al contrario que en las series de la estela de Tolkien, en la Canción de Hielo y Fuego la magia no está desapareciendo, sino que está regresando, tras un largo hiato llamado verano y acompañando a la llegada del temido invierno que resuenaen el lema de los Stark. Además, Martin introduce una apreciable ambigüedad moral. Ciertamente, al comienzo de la partida hay personajes más y menos agradables, y motivos más y menos nobles para actuar. Pero a lo largo de la serie veremos que rara vez los mejores personajes llegan a convertirse en héroes, que los más perversos pueden causarnos tanta o más simpatía, y que ni la astucia ni la...
tracking img