Nuevas formas de democracia, nuevas formas de ciudadanía y de educación ciudadana basada en competencias

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 41 (10191 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 31 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Nuevas formas de democracia, nuevas formas de ciudadanía y de educación ciudadana

Ángel R. Villarini Jusino, Ph. D.
Universidad de Puerto Rico
Organización para el Fomento del Desarrollo del Pensamiento

“Digo: libertad, digo: democracia, y de pronto siento que
he dicho esas palabras sin haberme planteado una vez
más su sentido más hondo, su mensaje más agudo, y
siento también quemuchos de los que las escuchan las
están recibiendo a su vez como algo que amenaza
convertirse en un estereotipo, en un cliché sobre el cual
todo el mundo está de acuerdo porque esa es la naturaleza
misma del cliché y del estereotipo: anteponer un lugar
común a una vivencia, una convención a una reflexión,
una piedra opaca a un pájaro vivo.” Julio Cortázar[1]

La educación ciudadana vuelve serun tema de interés en nuestros países. Las razones para ello son diversas, pero apuntan a un reconocimiento, implícito o explicito, de que, por un lado, las instituciones educativas no están haciendo todo lo que pueden y deben, y, por otro, de que las formas tradicionales de concebir y practicar la formación ciudadana no son las adecuadas a lo que demandan los tiempos. En este trabajo analizamoslo que consideramos son las necesidades históricas a las que debe responder en nuestra América una nueva forma de educación ciudadana y una propuesta para atenderlas.

El cambio de época y el retorno a la gran política

Luego de una época de predominio, casi absoluto, de gobiernos y políticas neoliberales, en la que las que el gran capital por medio de organismos internacionales parecía regirlos destinos del mundo, nuestra América presencia el inicio de un “cambio de época”, como acertadamente lo denominara el presidente del Ecuador, Rafael Correa. Un cambio de época caracterizado, por un lado, por el paulatino desgaste y crisis, más acelerada en unos países que en otros, del aparato político tradicional, por medio del cual las políticas trazadas en el Norte se imponían en el Sur. Porotro lado, por el desarrollo de poderosos movimientos sociales que buscan darse una expresión política nueva en la esfera del Estado. El presidente del Paraguay, Fernando Lugo, lo resume de esta manera:

“Yo creo que América Latina está cambiando. Más que gobiernos progresistas o gobiernos de izquierda, como se dice, yo creo que hay una conciencia ciudadana que ha crecido y que cuestiona y quemarca la dirección que deben tener los líderes nacionales. Yo creo que la gran fuerza…nosotros decimos en nuestra Constitución Nacional en el Paraguay que la soberanía reside en el pueblo, y que ese gran poder popular, de alguna manera, cuando está organizado, debe marcar el rumbo de los países. Yo creo que eso es lo que está pasando en América Latina, la gran conciencia de las mujeres, porejemplo, la gran conciencia negra en algunos países, la conciencia de los indígenas, de los jóvenes, el tema del medioambiente, son ejes fundamentales que marcan hoy la política de los líderes en América Latina.”[2]

Uno de los aspectos más interesante de esta situación es que luego de un periodo en el que, según lo indicaban diversos estudios, la democracia parecía haberse convertido en eso que JulioCortazar llama una “piedra opaca”, ante la cual se desarrollaba una gran desconfianza[3], ahora parece convertirse en un “pájaro vivo”, bandera que enarbolan la mayoría de los movimientos revolucionarios y reivindicativos de la actualidad. Pero, aunque como parte de este proceso se utilicen los mecanismos constitucionales establecidos, la democracia invocada es algo que va más allá del ritualpartidista electoral con que solemos asociarla. En todo caso el aparato electoral es sólo uno de los instrumentos, importante desde luego, para el ejercicio democrático.

Hace más de una centuria el puertorriqueño Eugenio María de Hostos (1839-1903), escribiendo desde el Perú, nos advertía:

“Lo que con abuso temerario llamáis usualmente democracia, no es, ni ha sido nunca, ni será nunca una...
tracking img