Nuevos modos de leer

NUEVOS MODOS DE LEER
Jesús Martín Barbero
La posición más erguida es aun la que centra el sentido del debate en oponerlos: los libros serían el último resquicio y baluarte del pensar vivo,crítico, independiente, frente a la avalancha de espectacularización y conformismo que los medios audiovisuales arrastran. El libro sería el espacio propio de la razón y el argumento, del cálculo y lareflexión, el mundo de la imagen audiovisual por el contrario sería el espacio de las identificaciones primarias y las proyecciones irracionales1, de las manipulaciones consumistas y la simulación política.Mientras en la escritura se habría gestado el espacio público, en la imagen electrónica se gestaría la masificación y el repliegue a lo privado.
Como los atajos y las medias verdades esas oposicionesno son sólo peligrosas sino tramposas: ahorrándose la trama de continuidades y rupturas de que está hecha la historia y las ambigüedades del presente, se acaba convirtiendo a los medios audiovisualesen la causa última de la crisis de la lectura y del empobrecimiento cultural. Un argumento que si sirve de consuelo a los adultos dice bien poco de las generaciones más jóvenes que, inmersas desdeniños en la cultura, subcultura o incultura audiovisual viven como propia no la experiencia excluyente y desgarradoramente maniquea de sus maestros, sino otra: la del desplazamiento de las demarcacionesy las fronteras entre razón e imaginación, ciencia y arte, naturaleza y artificio, la hibridación cultural entre tradición y modernidad, entro lo culto, lo popular y lo masivo. Mirando desde ahí loque se gana no es optimismo sino la oscura certidumbre de que la crisis del libro y la lectura remiten a un ámbito más ancho de cambio cultural, el que conecta las nuevas condiciones del saber2 con lasnuevas formas del sentir, de la sensibilidad3, y ambos con los nuevos modos de juntarse, es decir con las nuevas figuras de la sociedad4.
En el movimiento de esos cambios lo que la crisis del...
tracking img