Nunca te vayas sin decir te quiero

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2439 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
¿Adónde va la ciencia política? Reflexiones sobre la afirmación del profesor Sartori de que “la ciencia política estadounidense no va a ningún lado”
..........
D AV I D D . L A I T I N *

a ciencia política sigue siendo una disciplina joven, pero la investigación dentro de ella se ha solidificado en un conjunto de programas bien definidos que ha involucrado a una comunidad internacional deestudiosos. Aquí identificaré tres de esos programas, a fin de mostrar la constante vitalidad intelectual de la disciplina. Primero, en teoría normativa, los politólogos están desarrollando las implicaciones de la Teoría de la justicia de John Rawls (1971) en un programa que ha revitalizado el liberalismo para que tenga en cuenta temas políticos importantes de nuestro tiempo. Segundo, en un programaque alguna vez estuvo insertado de manera burocrática en la “Política Estadounidense” (American Politics), los científicos políticos están dilucidando las implicaciones del teorema del votante mediano de Duncan Black en un conjunto ampliado de países democráticos con diferentes detalles institucionales para abordar los temas políticos centrales de representación y rendición de cuentas. Tercero,con base en amplios datos longitudinales y transversales de los que no se disponía antes, en programas de cómputo inimaginables una generación atrás y en desarrollos teóricos en la econometría, los científicos políticos están cum* David D. Laitin es profesor del Departamento de Ciencia Política de la Universidad de Stanford. Encina Hall West, Room 100, Stanford, CA 94305-6044. Correo electrónico:dlaitin@stanford.edu. Traducción del inglés de Susana Moreno Parada.El autor agradece los comentarios y el apoyo intelectual de Josep Colomer, G. Bingham Powell Jr., Rob Reich y Sydney Tarrow a los primeros borradores.

L

VOL. XI

.

NÚM. 2

.

II SEMESTRE DE 2004

.

P P. 3 6 1 - 3 6 7

POLÍTICA y gobierno

361

d ebate

pliendo un sueño de los fundadores de la revoluciónconductista (Stein Rokkan, S. M. Lipset y Karl Deutsch) al explorar sistemáticamente las fuentes de la democracia y el orden político. Ciertamente, existen otros programas de investigación en ciencia política, por ejemplo, en relaciones internacionales, en economía política comparada y en psicología política, que bien podrían referirse en este ensayo. Mi objetivo aquí, sin embargo, al dirigirme ala crítica del profesor Sartori, no es mostrar el alcance de la disciplina, sino más bien su calidad, su internacionalismo y su importancia en el mundo real. Y esto se logra mejor usando unos cuantos ejemplos selectos.
RAWLS Y LA TEORÍA DE LA JUSTICIA

La obra de Rawls ofreció una nueva base teórica para un sistema de gobierno liberal y durante toda una generación los teóricos políticos hanorganizado su investigación en contra de sus afirmaciones centrales o a fin de desarrollar las implicaciones de la teoría para las políticas públicas contemporáneas. Siguiendo el criterio economicista de Vilfredo Pareto, Rawls postuló que sólo puede considerarse que el bienestar social ha aumentado en una sociedad si y sólo si un cambio en las políticas públicas no empeora el bienestar de unapersona y mejora el bienestar de, por lo menos, alguna otra. Rawls insistía en que este principio de eficiencia no puede constituir por sí mismo una noción de justicia; debe ser complementado por una teoría que explique cómo, a lo largo del tiempo, debe determinarse una distribución inicial de derechos y activos (naturales y sociales). Esta teoría, sostenía Rawls, se entiende mejor con la heurística dela “posición original”, en donde un individuo racional seleccionaría los principios de justicia detrás de un velo de ignorancia, inconsciente de su futura posición en la sociedad. De esta teoría surgirían dos principios: primero, un conjunto de libertades básicas equitativamente distribuido y, segundo, una genuina igualdad de oportunidades. Como corolario del segundo, y más provocativamente, las...
tracking img