Obra mancebo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2860 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
PROLOGO

(Sale Patronio ante la cortina y habla al pueblo).

PATRONIO. – Ahora escuhad, señores, si os queréis divertir con un antiguo cuento. Y sabed que yo soy Patronio, criado y consejero del muy ilustre conde Lucanor, el cual ha por costumbre consultarme en cuantas dudas le acaecen. Y es la duda esta vez que aun su criado le tratan casamiento con una moza muy más rica que él y de más altolinaje; y siendo así que el casamiento es bueno, no se atreve a llevarlo adelante por un recelo que tiene. Y es el recelo que la tal moza es la mas fuerte y la mas brava cosa que hay en el mundo, y tan áspera de genio que, a buen seguro, no habrá marido que con ella pueda. Por eso yo, Patronio, consejero fiel quiere sacar hoy al Teatro este cuento que viene aquí como de molde, para que a vos y ami amo sirva de ejemplo. Y es La historia del mancebo que casó con mujer brava. Y del arte que se dio para dominarla desde el punto y hora en que se casaron escuchad la historia, que escrita esta en un famoso libro, primero de los libros de cuentos que por estas tierras de España se escribieron. Y vaya el gozo y reflexión que os cause, a la mayor gloria de su autor, el infante Don Juan Manuel,que hace seiscientos años fue en Castilla cortesano discreto, poeta de cantares y autor de libros de caza y de sabiduría. (retirase Patronio y suben al tablado el Mancebo y el padre del Mancebo).

ESCENA PRIMERA

PADRE.- digote, hijo mío, que lo pienses mejor antes que ha esa puerta llame. Que la tal moza es muy mas rica que nosotros y de más alto linaje; y malo es que la mujer aventaje enprendas y fortuna a su marido.
MANCEBO.- Cierto es. Pero pensad también, Padre, que siendo vos pobre, nada tenéis que me dar para vivir a mi honra. Y siendo esto así si no me concertáis el casamiento que os pido, forzado me veré a ser vida menguada o a irme de estas tierras en busca de mejor ventura.
PADRE.- mucho me maravilla tu intento y osadía.
Tanto mas cuanto que en todo sois diferentes. Tueres pobre y ella es rica. Más tierras tiene de las que tu podrías andar a caballo en todo un día, aun yendo al trote.
MANCEBO.- no reparéis en eso; que si ella tiene fortuna, yo se la aumentare con mi esfuerzo. Y si sus tierras son tantas que no se pueden andar en todo un día, aun yendo al trote, ¡yo se las andaré al galope!.
PADRE.- mas hay, y es que cuanto tu tienes de buenas maneras, otrotanto las tiene esa moza de malas y enrevesadas.
MANCEBO.- a eso os respondo, padre, que no hay mula falsa donde hay buen jinete, y que yo sabré tenerle fuerte la rienda desde el principio.
PADRE.- Mira mancebo, que nunca su padre la pudo dominar. Y que tal genio tiene la condenada que no habrá, fuera de ti, hombre en el mundo que quisiere casar con semejante diablo.
MANCEBO.- Llamad a esa puerta,padre. La moza es brava, pero brava y todo es de mi gusto. Y si su padre nos la concede, yo sabré como se han de pasar las cosas en mi casa desde le primer día. Llamad sin miedo.
PADRE.- Puesto que tu lo quieres, sea. No dirás luego que no te advertí con tiempo. Pidamos ahora la moza, y quiera el cielo que no nos la concedan. ¡Ah de la casa! (Llama con su cayado y descórrese la cortinamostrando la casa de la MOZA.. Está solo el PADRE ocupado en seleccionar unas semillas.


ESCENA SEGUNDA

PADRE RICO.- Dichosos los ojos, señor vecino. ¿que cosa os trae a mis puertas?
PADRE POBRE.- Esto es, señor y amigo, un ruego que vengo a haceros para este hijo mío.
PADRE RICO.- Sepa yo que es ello.
PADRE POBRE.- Vos, amigo y señor tenéis una sola hija....
PADRE RICO.- Una sola, cierto;pero así me pesa como si fueran doscientas.
PADRE POBRE.- y yo solo tengo este hijo. Antaño cuando los dos éramos pobres, juntamos nuestra amistad. Hoy vengo a rogaros, si así os cumple, que juntemos también nuestros hijos.
PADRE RICO.- (Aparta su quehacer y se levanta pasmado) ¿Cómo es eso, vecino? ¿De casamiento os atrevéis a venir a hablarme?.
PADRE POBRE.- Ya le advertí al mancebo de vuestra...
tracking img