Obras de s. freud: sobre el mecanismo psíquico de la desmemoria (1898)

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3548 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
l episodio sobre el cual versa este trabajo tuvo lugar durante el viaje que hizo Freud a la costa del Adriático en setiembre de 1898. Al retornar a Viena, envió a Fliess una síntesis de ese episodio en la carta del 22 de setiembre (Freud, 1950a, Carta 96), y días más tarde (27 de setiembre, Carta 97) le informaba haber remitido el artículo a la revista en que al poco tiempo apareció. Fue este elprimer relato publicado de una operación fallida, y Freud lo tomó como base para el capítulo inicial de la obra en que trató, con mayor amplitud, ese tema: Psicopatología de la vida cotidiana (1901b); en nuestra «Introducción» a dicha obra (AE, 6, pág. 6) nos ocupamos más extensamente de la cuestión. El presente trabajo sólo fue reimpreso en alemán con posterioridad a la muerte de Freud, más decincuenta años después de su primera publicación. Teniendo en cuenta lo que apunta el autor al comienzo de Psicopatología de la vida cotidiana, se ha dado por sentado, en general, que el presente texto no fue sino un borrador preliminar de la versión definitiva incluida luego en ese libro. No obstante, una comparación de los dos textos muestra que sólo los lineamientos principales son los mismos; elhilo de la argumentación sigue aquí una trayectoria diferente, y en uno o dos puntos el material es más amplio.

James Strachey.

Sin duda, todos han vivenciado en sí mismos u observado en otros el fenómeno de la desmemoria, que yo quiero aquí describir y luego esclarecer. Ataca de preferencia el uso de nombres propios -nomina propria- y se exterioriza de la siguiente manera: en el contextode una plática uno se ve precisado a confesar a su interlocutor que no puede hallar cierto nombre del que quería valerse, y le pide su ayuda -infructuosa las más de las veces: «¿Cómo se llama, pues, ... ? Es un nombre tan conocido ... Lo tengo en la punta de la lengua; en un instante se me ocurrirá». Y bien, una excitación de inequívoco enojo, semejante a la de los afásicos motores, acompaña losulteriores empeños por hallar el nombre del cual uno tiene la sensación de haber dispuesto un momento antes. En los casos apropiados, hay dos fenómenos colaterales dignos de nota. El primero, que el enérgico empeño voluntario de aquella función que llamamos atención se muestra impotente para recuperar el nombre perdido mientras ese empeño prosigue. El segundo, que a cambio del nombre buscado acudeenseguida otro que es discernido como incorrecto y desestimado, no obstante lo cual retorna de continuo. O bien uno halla en su memoria, en lugar de un nombre sustitutivo, unas letras o una sílaba que reconoce como integrantes del nombre buscado. Uno se dice, por ejemplo: «Empieza con B». Cuando por un camino cualquiera se logra al fin averiguar el nombre, en la inmensa mayoría de los casos secomprueba que no empezaba con B ni contenía en ninguna parte esa letra. (1)

El mejor procedimiento para apoderarse del nombre buscado consiste, como es sabido, en «no pensar en él», vale decir, distraer de la tarea la parte de la atención sobre la cual se dispone a voluntad. Pasado un rato, el nombre buscado se le «descerraja» a uno; imposible abstenerse de proferirlo en voz alta, para gran asombrodel interlocutor, quien ya ha olvidado el episodio y participó muy poco en los empeños del hablante. «No tiene importancia el nombre. Siga usted adelante», suele manifestar aquel. Durante todo el tiempo previo al desenlace, y aun luego de la distracción deliberada, uno se siente preocupado en una medida que el interés intrínseco del asunto de hecho no esclarece. (2)

En algunos casos de olvidode nombres que yo mismo he vivenciado, pude explicarme por medio de análisis psíquico el proceso en ellos sobrevenido. Quiero informar en detalle sobre el más simple y trasparente de esos casos.

Cierta vez, durante las vacaciones de verano, emprendí un viaje en coche desde la bella Ragusa (3) hacia una ciudad cercana, de Herzegovina; la plática con mi compañero tocó, como es fácil de...
tracking img