Obras epoca medieval y renesentista

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2420 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 1 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA LEYENDA DORADA.

Leyenda dorada o, en latín, Legenda aurea se conoce a una compilación de relatos escrita por dominico Santiago de la Vorágine, arzobispo de Génova, a mediados del siglo XIII. Titulada inicialmente Legenda Sanctorum ("Lecturas sobre los Santos"), fue uno de los libros más copiados durante la Edad Media y aún hoy existen más de un millar de ejemplaresincunables.
San Jorge, nacido en Capadocia, Turquía, en el S.III, era un militar romano que servía bajo las órdenes del emperador Diocleciano. Según la leyenda popular, san jorge se negó a cumplir el edicto que le indicaba perseguir a los cristianos. Por este motivo fue martirizado. Rápidamente se lo veneró como santo y no tardaron en surgir fantásticas historias vinculadas con él.
En toda Europa laleyenda de san Jorge y el dragón: “Leyenda áurea” se difundió y popularizó hacia el S.IX.
En Cataluña la leyenda cuenta que en Montblanc habitaba un dragón que causaba terribles estragos entre los vecinos y el ganado.
Para apaciguar al monstruo, se sacrificaba una persona escogida al azar. La suerte quiso, un día que la única hija del rey resulte señalada para el sacrificio.
Por la apariciónde un bello caballero, provisto de armadura que se enfrentó al dragón y lo mató, la princesa fue salvada de una muerte segura.

La leyenda de san José y el dragón

En cierta ocasión llegó San Jorge a una ciudad llamada Silca, en la provincia de Libia. Cerca de la población había un lago tan grande que parecía un mar donde se ocultaba un dragón de tal fiereza y tan descomunal tamaño, que teníaatemorizadas a las gentes de la comarca, pues cuantas veces intentaron capturarlo tuvieron que huir despavoridas a pesar de que iban fuertemente armadas. Además, el monstruo era tan sumamente pestífero, que el hedor que despedía llegaba hasta los muros de la ciudad y con él infestaba a cuantos trataban de acercarse a la orilla de aquellas aguas. Los habitantes de Silca arrojaban al lago cada díados ovejas para que el dragón comiese y los dejase tranquilos, porque si le faltaba el alimento iba en busca de él hasta la misma muralla, los asustaba y, con la podredumbre de su hediondez, contaminaba el ambiente y causaba la muerte a muchas personas.
Al cabo de cierto tiempo los moradores de la región se quedaron sin ovejas o con un número muy escaso de ellas, y como no les resultaba fácilrecebar sus cabañas, celebraron una reunión y en ella acordaron arrojar cada día al agua, para comida de la bestia, una sola oveja y a una persona, y que la designación de ésta se hiciera diariamente, mediante sorteo, sin excluir de él a nadie. Así se hizo; pero llegó un momento en que casi todos los habitantes habían sido devorados por el dragón. Cuando ya quedaban muy pocos, un día, al hacer elsorteo de la víctima, la suerte recayó en la hija única del rey. Entonces éste, profundamente afligido, propuso a sus súbditos:
-Os doy todo mi oro y toda mi plata y hasta la mitad de mi reino si hacéis una excepción con mi hija. Yo no puedo soportar que muera con semejante género de muerte.
El pueblo, indignado, replicó:
-No aceptamos. Tú fuiste quien propusiste que las cosas se hicieran de estamanera. A causa de tu proposición nosotros hemos perdido a nuestros hijos, y ahora, porque le ha llegado el turno a la tuya, pretendes modificar tu anterior propuesta. No pasamos por ello. Si tu hija no es arrojada al lago para que coma el dragón como lo han sido hasta hoy tantísimas otras personas, te quemaremos vivo y prenderemos fuego a tu casa.
En vista de tal actitud el rey comenzó a daralaridos de dolor y a decir:
-¡Ay, infeliz de mí! ¡Oh, dulcísima hija mía! ¿Qué puedo hacer? ¿Qué puedo alegar? ¡Ya no te veré casada, como era mi deseo!
Después, dirigiéndose a sus ciudadanos les suplicó:
-Aplazad por ocho días el sacrificio de mi hija, para que pueda durante ellos llorar esta desgracia.
El pueblo accedió a esta petición; pero, pasados los ocho días del plazo, la gente de la...
tracking img