Obregón

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1782 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Obregón: Entre la Guerra y la Paz
por Gustavo Cobo-Borda
Poco después del horrendo asesinato de Gloria Lara,
Alejandro Obregón pintó a ese propósito una de sus obras esenciales:
"Muerte a la bestia humana".
Luego, el presidente Betancur le pidió que donara
para la pinacoteca de la Casa de Nariño que él organiza
una alegoría de la paz. Estos son los dos extremos
donde se desenvuelvela obra contemporánea 
de uno de nuestro más grandes pintores
que ha logrado convertir al arte en una expresión
de la vida cotidiana del país.
"Muerte a la bestia humana": así tituló Alejandro Obregón el cuadro que pintó a raíz del asesinato de Gloria Lara. Fue, si se quiere, una reacción inmediata, llena de dolor y asco. Durante día y medio, sin parar, trató de impregnar con lo rojo de surabia la indiferencia cómplice del lienzo. Intentó sacar de allí todo lo que él tenía dentro. Es decir: toda su furia y todo su desprecio. El matar a quien había matado para que no se olvide la infamia, y el ojo, con su párpado atrozmente levantado, la continúe contemplando.
De dicha masacre plástica, sin verla aún, pero queriéndola, habría de surgir también la frágil esperanza de ese otro cuadroen el cual la paz logra adelantarse a las negras siluetas de unas aves de mal agüero. La guerra y la paz, como deberían llamarse todos sus cuadros, enfrentadas nuevamente, en un dilema que no es sólo el del arte sino el de nuestras vidas cotidianas. Ya que dichos cuadros fueron pintados ahora, en estos meses, cuando las tensiones se han vuelto casi insoportables.
Hoy, cuando no se oye elescándalo feliz de los niños que juegan en la calle, las rejas de las casas resultan cada día más altas, y muchos hogares parecen una cárcel rodeada de celadores armados -sólo en Bogotá ya hay 100.000- que aíslan aún más a las personas, víctimas de la inseguridad y el pánico; víctimas, sobre todo, de la insolidaridad, la pintura de Obregón se hunde en ese clima de nervios, a flor de piel, para responderno con el silencio sino con un acto.
Enfrenta el horror, pintándolo. Logra el necesario coraje para decir no más, median te un matiz del violeta o el morado. Obtiene, a partir de esa fragilidad perdurable que es toda obra de arte, el suficiente vigor para combatir a ese animal abyecto, y cuando lo captura, como en este cuadro, su ademán punitivo se vuelve feroz, y también desquiciado, saliéndosedel marco, y tambaléandose en un traspiés agónico. Es una lucha a muerte entre la acongojante actualidad y la denuncia que la trasciende; entre el afán de insertarse, a fondo, en nuestro tiempo, para vivirlo junto con quienes lo padecen, y el propósito de disolverlo, para encontrar una dimensión más plena; más a la medida nuestra. Por fin humana.
Lo golpea, entonces, con sus chorros de sangre; ygolpea, también, el rostro amorfo de todos los tibios de corazón; de todos los que apenas si sobreviven, con el ánimo apretado.
El abre, con estos dos cuadros, un espacio diferente: aquel donde percibimos el riesgo inmenso que implica el sólo acto de respirar; y el deber, incluso, que tenemos de combatir, como Obregón lo hace, para que tal derecho subsista. Cuando ya no quedan áreas comunes pordónde transitar; toda presencia se torna sospechosa; y cada calle es un túnel del cual no sabemos si saldremos indemnes, la pintura de Obregón nos recuerda el elástico vuelo de la libertad. Alguien que camina, sin hambre, y sin el temor de ser atracado. Asuntos así de concretos. Y también símbolos legendarios -una muchacha a punto de alzar vuelo- que nuevamente vuelven a ser encarnaciones anheladaspor todos, acordes en aquello de que "el realismo es el único arte insignificante de nuestro tiempo" Por eso la primera vez que vi el cuadro en contra de los asesinos de Gloria Lara no pude soportarlo. A nadie le gusta la crudeza, en estado salvaje. Esa crudeza que nos impugna, volviendo el malestar algo táctil. Concretando toda una atmósfera de rencor y venganza en una sola herida abierta, y...
tracking img