Obsequios a la virgen para cada sabado del año

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 36 (8779 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 31 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Obsequios Especiales
en honor de
María Auxiliadora
para todos los sábados del año.

El sábado es el día dedicado a la Virgen,
y los devotos de María no dejan pasar estos días
sin ofrecerle algún obsequio especial.
-S. Alfonso de Ligorio. Las Glorias de María.

I Sábado de Enero.
Acto de Ofrecimiento.
Al comenzar el nuevo año, ¡Oh Virgen santa! Brota de mi corazón, unido a losentusiastas gritos de mil otros, mi humilde saludo: Salve Regina; domina tú como reina en mi pobre corazón, como dominas en el cielo y en la tierra.
Mira que a ti te ofrezco las primicias de este año, y, junto con el tiempo, te ofrezco también mi alma. Todo lo que tengo, puedo y soy, todo a ti te lo consagro. Te ruego, Madre queridísima, que no desdeñes este mi ofrecimiento, y, en prueba de que loaceptas, recíbeme entre tus devotos e infunde en mi pecho parte de aquella caridad con que se abrasan los corazones que verdaderamente te aman.
Yo te amo, oh Madre; te amo cuanto puede amarte un pobrecito, que no obstante su mezquindad, reconoce que en todo te es deudor.
¡Oh! ¡Cuánto siento el no saber demostrarte todo mi reconocimiento, oh celestial Auxiliadora!...

Tres Ave Marías, con lajaculatoria: María, Auxilium Christianorum, ora pro nobis.
V. Dignare me laudare te, Virgo sacrata.
R. Da mihi virtutem contra hostes tuos.
Oratio
Omnipotens et misericors Deus, qui ad defensionem populi christiani in Beatissima Virgine Maria perpetuum auxilium mirabiliter constituisti, concede propitious; ut tali praesidio muniti, certantes in vita, victoriam de hoste maligno consequi valeamus inmorte. Per Christum Dominum nostrum. Amen.

II Sábado de Enero.
Para alcanzar la santa pureza.
Oh Reina del cielo, yo contemplo, con profunda veneración, vuestra singular pureza. Virgen purísima, espejo sin mancha, reflejo de la purísima luz de Dios, esposa y madre inmaculada que tanto amas a las almas castas, inspírame, te suplico, un amor eficaz y dulce a tan hermosa virtud.
Pero, como inútiles todo propósito de conservarla si no se huye de las ocasiones, te suplico, oh dulce Madre, que me socorras diariamente con tu eficaz auxilio, para que yo pueda evitar aun la más lejana ocasión de pecado.
Entretanto yo te ofrezco este pobre corazón, y, lleno de santa confianza, oso decirte que te dignes reinar en él Tú sola. Sí, haz, oh dulcísima Madre mía, que viviendo en continuamortificación, en la humildad y en la oración, no llegue nunca a contaminarme con este vilísimo lodo, y que pueda recibir un día el premio de los ángeles en el paraíso.
Tres Ave Marías, etc.

III Sábado de Enero.
Oración de San Juan Damasceno.
Madre de Dios, más santa que los ángeles todos, y más digna de ser honrada de toda la corte celestial, intercede por nosotros ante tu Hijo, ¡Tú que eres la salvaciónde los hombres y la defensa amorosa de todos los cristianos!
Oh auxilio singular de las almas, privadas de todo socorro, fortaleza de los débiles, aliento de los acongojados, y saludable asistencia de los enfermos, cubre con los dones de tu misericordia a aquellos que te invocan, dirige una mirada piadosa a tus devotos y mantenlos a todos en el sendero de la gracia, porque todos tienen fija enti su mirada ¡Oh esperanza universal!
Tres Ave Marías, etc.

IV Sábado de Enero.
Para alcanzar la virtud de la paciencia.
Madre de Dios y Madre mía queridísima, auxilio compasivo del pueblo de Dios, y ejemplar acabadísimo de toda virtud, te ruego que mires por la notoria debilidad de mi alma.
¡Madre! El menor trabajo me espanta; la más ligera aflicción me enfada; ante cualquier contrariedadme siento desfallecer, y mi pobre corazón no quiere persuadirse de que la paciencia es necesaria a todos, y que sólo por el camino de la tribulación puede uno llegar al paraíso.
Por aquella admirable paciencia con que tu Hijo Jesús se dejó crucificar como mansísimo cordero, mientras tú, oh Madre, contemplabas su agonía sumergida en un mar de congoja, pero sin proferir un lamento; te ruego me...
tracking img