Odisea i, ii y iii

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2827 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 17 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
CANTO I
Se comienza la Odisea invocando a la Musa para que cuente lo sucedido a Odiseo después de destruir Troya. Sólo él estaba privado de regreso y esposa, y lo retenía en su cueva la ninfa Calipso, divina entre las diosas, deseando que fuera su esposo.
Y el caso es que cuando transcurrieron los años y le llegó aquel en el que los dioses habían hilado que regresara a su casa de Itaca. Todos losdioses se compadecían de él excepto Poseidón, quién se mantuvo siempre rencoroso con el divino Odiseo hasta que llegó a su tierra. Los demás dioses estaban reunidos en el palacio de Zeus: Olímpico.
Atenea se dirige a su padre diciéndole:
Padre nuestro Cronida, supremo entre los que mandan, es por el prudente Odiseo por quien se acongoja mi corazón, por el desdichado que lleva ya mucho tiempolejos de los suyos y sufre en una isla. La isla es boscosa y en ella tiene su morada una diosa, la hija de Atlante, de pensamientos perniciosos; la hija de éste lo retiene entre dolores y lamentos y trata continuamente de hechizarlo con suaves y astutas razones para que se olvide de Itaca. Y ni aun así se te conmueve el corazón, Olímpico. ¿Es que no te era grato Odiseo cuando en la amplia Troya tesacrificaba víctimas junto a las naves aqueas? ¿Por qué tienes tanto rencor, Zeus?
Zeus le contesto:
Hija mía, ¿Cómo podría olvidarme tan pronto del divino Odiseo? Pero Poseidón mantiene un rencor incesante y obstinado; por esto, Poseidón, el que sacude la tierra, no mata a Odiseo, pero lo hace andar errante lejos de su tierra patria. Vamos, pensemos todos los aquí presentes sobre su regreso, deforma que vuelva.
Así diciendo esto, Atenea tomó una fuerte lanza con la punta guarnecida de agudo bronce, pesada, grande, robusta, con la que domeña las filas de los héroes guerreros. Luego descendió lanzándose de las cumbres del Olimpo y se detuvo en el pueblo de Itaca. Tenía entre sus manos una lanza de bronce y se parecía a un forastero, a Mentes, caudillo de los tafios.
Y encontró a lospretendientes. Éstos complacían su ánimo con los dados delante de las puertas y se sentaban en pieles de bueyes que ellos mismos habían sacrificado.El primero en ver a Atenea fue Telémaco diciéndole:
Bienvenido, forastero, serás agasajado en mi casa.
Luego entraron los arrogantes pretendientes y enseguida comenzaron a sentarse por orden en sillas y sillones. Después que habían echado de sí el deseo decomer y beber, ocuparon su pensamiento el canto y la danza, pues éstos son complementos de un banquete.
Entonces Telémaco y Atenea comenzaron una plática, diciéndole Atenea:
He venido ahora porque me han asegurado que tu padre estaba en el pueblo. Pero puede que los dioses lo hayan detenido en el camino, porque en modo alguno esta muerto sobre la tierra el divino Odiseo. Pero, vamos, dime e infórmamecon verdad si tú, tan grande ya, eres hijo del mismo Odiseo
Y Telémaco le contestó discretamente:
Desde luego, huésped, te voy a hablar sinceramente. Mi madre asegura que soy hijo de él.
Y Atenea, de ojos brillantes, se dirigió a él:
Seguro que los dioses no te han dado linaje sin nombre, puesto que Penélope te ha engendrado tal como eres.Te ordeno que pienses la manera de echar del palacio a lospretendientes. Conque, vamos, escúchame y presta atención a mis palabras: convoca mañana en asamblea a los héroes aqueos y hazles a todos manifiesta tu palabra; y que los dioses sean testigos. Ordena a los pretendientes que se dispersen a sus casas, y a tu madre.., si su deseo la impulsa a casarse, que vuelva al palacio de su poderoso padre; le prepararán unas nupcias.Luego que esto hayasconcluido, medita en tu mente y en tu corazón la manera de matar a los pretendientes en tu casa con engaño o a las claras.
Y le contestó Telémaco discretamente:
Huésped, en verdad dices esto con sentimientos amigos, como un padre a su hijo, y jamás los echaré a olvido.
Así hablando, partió la de ojos brillantes, Atenea, y se remontó como un ave.
Entonces Telémaco se dirigió cavilando hacia el lecho,...
tracking img