Opinión despenalización del aborto

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1676 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
SÁNCHEZ CASTELL ÁNGEL

FECHA DE ENTREGA: 02 / SEPTIEMBRE / 2008

Antes de expresar mi opinión sobre los puntos requeridos para este trabajo (“en general, la despenalización del aborto”, “que la mujer que expresa su voluntad de abortar debe también justificar su decisión”, “que salvo el caso del embarazo resultado de una violación, se debe tomar en cuenta para el aborto también la decisióndel varón responsable del producto —el potencial padre—”, “el argumento del ministro S. Aguirre Anguiano a favor de declarar anticonstitucional la despenalización —que consiste en una suposición de que la Constitución protege también la vida intrauterina—; el contenido de los artículos 1°, 3°, 4° y 24 al respecto del tema y su uso como argumento por parte de los que están en contra de ladespenalización”, y “la impunidad del aborto imprudencial”), quisiera comentar mi total rechazo al aborto como práctica, por cualquier razón que en nuestra legislación o cualquier otra tome o no como atenuantes o excluyentes de responsabilidad[1]. Esto debido a razones dogmáticas, religiosas, éticas, morales e incluso personales (de respeto a la vida y de prioridad a la vida más reciente por sobre la vidaanterior). Sin embargo, entiendo que mis razones son únicas y excepcionales (que de tomarse en cuenta mi opinión en el caso de ser el responsable de la procreación de un producto en específico yo no consentiría el aborto bajo ninguna circunstancia), y que no soy poseedor de la verdad universal, además, que mis condiciones no son las mismas que las del resto de la gente. Por tanto, estoy a favor dela despenalización del aborto (aunque con diferencias respecto a la ley vigente) y estaría dispuesto a defender su constitucionalidad, legalidad y legitimidad si fuera necesario, basándome esencialmente en el derecho a la toma de decisiones y a la libertad de pensamiento que cada individuo tiene en torno a su vida. Esto es, que reconozco (que ni falta que hace) que el sistema axiológico del restode las personas no tiene que ser igual al mío, y por lo tanto, no sería legítimo de mi parte (aunque tuviera el poder de hacerlo de facto) imponer mi forma de pensar y elevarla al rango de ley positiva (como pretendían que se hiciese los ministros de la Iglesia Católica de nuestro país). Puedo llegar a pensar al igual que el cardenal, que el acto del aborto es una abominación por tratarse de lamuerte de un ser que no puede defenderse, que no tiene capacidad de dar voz ni voto (y que por eso muchos le niegan la condición de individuo, a pesar de que existe la certeza de que se convertirá en un individuo, de no abortarse), pero no debo pretender ni lo haré, que la ley que debe tutelar todas las formas de pensamiento sólo tutele la mía, castigando las otras (y en eso concuerdo con el Dr.Carrancá y Rivas), pensando siempre en la objetividad que debe reinar en la ley, en quienes la hacen y en quienes la comentan (como ahora nosotros).

Una vez que expuse lo anterior, opino sobre la postura del Dr. Carrancá y Rivas en la cual se debería adicionar a la ley vigente, “que la mujer que expresa su voluntad de abortar debe también justificar su decisión”: en ese punto estoy de acuerdototalmente, ya que a mi parecer, tomando en cuenta que los motivos que pueden llevar a una mujer a deshacerse del producto pueden ser muchos y muy variados, no todos merecen considerarse de peso suficiente para tomar una “medida” tan drástica e irreversible como lo es la interrupción del embarazo. Es decir, ya que la legislación no contempla la exposición de motivos para el aborto, este puede (sin queyo lo critique) obedecer a una decisión caprichosa de la mujer (y lo digo sin afán sexista, pero a decir verdad, por lo menos a mi no me parece un motivo inexcusable p. e. que el futuro bebé “interfiera con mis planes de vida”). Con esto, quiero decir que estoy de acuerdo con las excepciones previstas en los arts. 333 y 334 del Código Penal Federal (en adelante CPF), porque esos motivos son a...
tracking img