Organizacion Social y Economica Del Continente Americano Antes De La Llegada De Cristobal Colon

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas: 7 (1518 palabras)
  • Descarga(s): 0
  • Publicado: 11 de julio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
"EL DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA ES EL MÁS BELLO POEMA SOBRE EL DESEO HUMANO."
   Las culturas precolombinas merecen evidentemente ser conocidas y difundidas con mayor amplitud. Hemos observado que en algunos textos de "Historia Universal de la Humanidad" ni siquiera se mencionan. ¿Acaso consideran que el hombre americano no es un ser humano?
   Estas civilizaciones existieron miles de años antesde Cristo y se han desarrollado en distintas regiones de América. No se trata desde ya de un mero problema cronológico, si no de la enorme importancia cultural que estas civilizaciones alcanzaron y que gradualmente se nos están develando. Nos encontramos en el comienzo de este largo camino de valorización americana; con la ardua y tenaz labor de los arqueólogos, antropólogos y artistas así como deescritores, historiadores, periodistas y narradores interesados en el tema y sobre todo embanderados en su deseo de conocimiento y de verdad, llegaremos a conocer y comprender con mayor amplitud y claridad la América Precolombina.
   Las excavaciones realizadas por los arqueólogos nos llenan de asombro y nos maravillan, mostrándonos a pueblos de gran sensibilidad espiritual, artística, religiosay humanística. Lo hasta ahora arrancado a la selva que sepultó y resguardó sus ciudades, nos muestra una faceta de la humanidad poco conocida; sus calendarios, más precisos que los de uso actual, nos dan sólo una idea somera de sus profundos conocimientos matemáticos, geométricos y de astronomía. Su arquitectura, sus obras de arte, sus cerámicas nos deslumbran y nos muestran que conocían ladivina proporción.
Quizás el relato más patético y real de la América Precolombina es el de Don Bernal Díaz del Castillo, soldado acompañante del conquistador Hernán Cortés, que escribió sus memorias a los 84 años, y ocupando el cargo de Consejero Municipal en América Central. Las mismas se encuentran en un enorme manuscrito del Municipio de Guatemala -asegurado con una cadena- y su escritura es claray prolija. Del Castillo gozaba de una memoria prodigiosa, ya que podía relatar con cuantos caballos y yeguas grávidas contaba el ejército de Hernán Cortés y recordaba con lujo de detalles los nombres y apellidos de todos los soldados, además de la historia personal de cada uno.
   Los relatos están redactados con el asombro casi onírico de una visión deslumbrante, patética y a la vez real ymaravillosa de un mundo no conocido, al que los historiadores han dado en llamar Nuevo Mundo; pero América no fue ni es un nuevo mundo. El hombre americano y su tierra existieron desde el momento estelar de la creación del hombre por el Ser Supremo.
   Transcribamos lo expresado por Díaz del Castillo, lo que vio el 8 de noviembre de 1519, desde la altura de 2040 metros, en la meseta de Anahuac.   "Cuando vimos tantas ciudades y aldeas construidas sobre el agua y otras muy grandes sobre terrenos secos, quedamos asombrados y pensamos que se trataba de algo parecido a los acontecimientos relatados en el libro de "Amadis de Gaula" a causa de las grandes torres, de las pirámides y edificaciones que surgían del agua y que estaban construidas en piedra y que vimos tantas cosas tan admirables, nosabíamos que decir, o si era verdad lo que por delante parecía, que por una parte en tierra había grandes ciudades, y en la laguna otras muchas y veíamos todo lleno de canoas, y en la calzada muchos puentes de trecho en trecho, y por delante estaba la gran ciudad de TENOCHTITLÁN, y nosotros... no llegábamos a quinientos soldados... apenas 416, entre ellos 10 marineros, 33 ballesteros, 13 mosqueterosarmados con arcabuces, además de 16 caballos y unos cañones de bronce. Desde lo alto de la montaña se vislumbraba la ciudad ambicionada, los destellos eran refulgentes, se trataba de una ciudad toda de plata y tan bella como jamás pudo soñarse. Extendíase en medio de un lago inmenso cuyas orillas se enlazaban mediante calzadas maravillosamente conservadas.
   Desde lejos podían contemplarse...
tracking img