Ornamento

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1792 palabras )
  • Descarga(s) : 9
  • Publicado : 8 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
UNIVERSIDAD DE CHILE
ESCUELA DE POSTGRADO
SEMINARIO “LA NUEVA MANERA DE PENSAR
KANT EN LA ESTETICA”
____________________________________________/

EL ORNAMENTO:
El arte olvidado

ALUMNO: LEOPOLDO TILLERIA AQUEVEQUE
PROFESORA: SRTA. IVES BENZI ZENTENO
SANTIAGO, 7 DE ENERO DE 2005.
EL ORNAMENTO:
El arte olvidado

La clasificación de lasbellas artes que Kant expone en el § 51 de la tercera Crítica no sólo constituye un bosquejo no definitivo sino que es, al mismo tiempo, un espacio abierto y propicio para poner atención a un tipo de representación que exhibe un particular estatuto estético-ontológico. Es el ornamento, “aquello que no pertenece intrínsecamente como parte integrante de la representación total del objeto, sino sólo demodo externo, como aditamento”[1].
El ornamento recibe aquí identidad como representación agregada, no esencial, que se acopla al objeto artístico sólo con la pretensión de incrementar el Gusto, esto es, de intensificar la original belleza de la forma. Metafísicamente, es una segunda representación, construida y desplegada por el genio para resaltar y poner máximo relieve a la idea estéticaoriginaria. El ornamento, es decir, el esplendor de la forma[2].
En términos kantianos, sólo las artes figurativas constituyen un lugar habitable para el ornamento y únicamente en ellas es posible que se desplieguen “los marcos de los cuadros, o las vestimentas de las estatuas, o las columnas en torno a los edificios suntuosos” (§ 14). La apariencia sensible y la realidad sensible serevelan como el único modo de hacer posible la forma ornamentada. Las artes de la palabra y del bello juego de las sensaciones, en cambio, deliberada e inexplicadamente excluyen al ornamento de su posibilidad constitutiva. Pareciera que la retórica, el arte poético y la música, no son capaces de incorporar en su dimensión estética con propiedad los rasgos ornamentales.
El lugar privilegiado parael resplandor del ornamento sólo reside en la figura que despliega la expresión de las ideas en la intuición de los sentidos. La posibilidad de aparición del ornamento reside sólo en la vista, y sus formas, añadidas al objeto, han de ser juzgadas sólo como incremento de la complacencia del Gusto.
Imaginación y entendimiento son conminadas, como fuerzas cognoscitivas, a no rebasar elhabitar figurativo, más bien, a no realizar su libre juego ni en el pensamiento (artes de la palabra) ni en la sensación (música), si el juicio de gusto ha de obtener como rendimiento estético formas ornamentadas. La intuición sensible se erige como el claustro del ornamento.
Las artes de la forma son, entonces, artes del ornamento, estrechándose con ello aún más la distancia metafísica entrefigura y forma bella. “En la pintura, la escultura, en todas las artes plásticas, en la arquitectura, la jardinería, en tanto que son bellas artes, el diseño es lo esencial”. La bella forma originaria se embellece aún más con la forma inesencial del ornamento, en una especie de cénit de lo bello. El ornamento tiende hacia la perfección de la belleza, irrumpiendo aún más lejos que la propiaconsideración de lo perfecto inherente al arte bello.[3]
La aproximación ontológica del ornamento encuentra su límite en su forma anexada, en aquel lugar en que es imposible que emerja como objeto esencial para lo bello. Hasta ahora la estructura del ornamento era subsumida en la reflexión unitaria de la obra de arte bella. Diríamos que adosado a las artes de la figura el ornamento se revelaba sóloen los márgenes estéticos del objeto. Su ontología era exclusivamente tributaria de la belleza del objeto artístico y, sólo en esa condición, aparecía integrando la predicación de un juicio estético de gusto: la unidad de representación formal de la reflexión de tal juicio no se veía interrumpida por la arquitectura del ornamento.
La estructura ornamental confería perfección y esplendor...
tracking img