Otras palabras rafael r. valcárcel

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 77 (19088 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Rafael R. Valcárcel

Otras palabras

Diseño y Maquetación: Leire Mayendía Foto de solapa: María Pía Hidalgo © Ediciones Iberoletras c/ Amparo 45 28012 Madrid prensa@iberoletras.com Primera edición 2008

2

“Si la realidad supera a la ficción, para qué perder el tiempo imaginando”. Jonathan Raven

3

Dedicado a las personas que han protagonizado estas 28 historias.

4

Pr—logoEn todas las ocasiones que me solicitaron escribir un prólogo, me ha sido indiferente adquirir, después, el libro impreso. Ya leí lo que había que leer. En este caso, a pesar de haber apreciado cada uno de los relatos —me sedujeron—, quedé contrariado al conversar posteriormente con el autor. Me habló del Relato número 28. En el manuscrito que me hizo llegar sólo había 22. Al contarme eserelato, me nació decirle que lo omitiera. Quise argumentarle mis razones, pero, mientras las elaboraba mentalmente, supe que estaba contradiciendo a la esencia del arte. Descubrí que era un relato excelente y, mejor aún, que era coherente con todos los que conformaban Otras Palabras. Esas historias hablan de personas que dieron a su entorno un halo fantástico. Le invito a sumergirse en la realidad decada uno de los personajes, incluyendo la del propio autor. Para eso, le sugiero leer hasta el último de los relatos que figuran en el índice.

Esteban Fernández Dragó

5

El arte de los latidos

amaba el escenario, pero carecía del más mínimo
talento como actriz. No lo descubrió por sí misma, se lo dijeron todos los directores de New York. Hoy, 26 años después, Sue Whitebeat, uno de losgrandes mitos del teatro independiente norteamericano, ha impedido que una multinacional patentara el método que ella creó y utilizó para conseguir una actuación impecable: “la terapia de los latidos del corazón”. El origen de su hallazgo se produjo en el invierno de 1981, cuando viajó a Louisiana para visitar a sus padres. Cenaron. Tras desahogarse de sus repetidos fracasos artísticos, Sue cerrólos ojos. Poco a poco, el sonido de los latidos la fue envolviendo con suavidad, alejándola de sus sollozos, quitándole el peso de sus recuerdos, desvaneciendo cada uno de los rostros, olvidando hasta su propio nombre, regresando al principio. Tuvo la sensación de que podía elegir ser cualquier persona… cualquier personaje. Abrió los ojos, retiró la cabeza del pecho de su madre y le pidió que ledejase grabar los latidos de su corazón. De regreso en casa, con la cabeza fría y el ánimo repuesto, dudó sobre el proyecto que estaba por abordar. Era una locura. Sin embargo, no lo consideró una estupidez, y ese espacio que quedó entre
6

ambos calificativos la entusiasmó. ¿Por qué no puedo volver a nacer cuantas veces quiera? Se dijo en voz alta para zanjar el tema. A continuación, sedispuso a regresar al útero de su madre, colocando en el reproductor la cinta con los latidos. Cerró los ojos. Experimentó por su cuenta durante varios meses. Cada vez que escuchaba la cinta, se quedaba dormida —error que corregiría—. Y si bien despertaba con la mente en blanco, rápidamente era consciente al detalle de su personalidad real. Hecho que consideró lógico, aunque decidió sacar deldormitorio todo lo dispensable, dejando sólo la cama y el reproductor de cintas, para así reducir al máximo las posibilidades de ser influenciada. Además, sabía que despertar con la mente en blanco no significaba gran cosa porque, a lo largo de su vida, eso le había sucedido innumerables veces. No obstante, lo rescatable y alentador era que ahora le sucedía siempre que realizaba el ejercicio. A partir deestablecer esa consecuencia directa, comenzó a probar muchas combinaciones con tres variantes básicas: la hora para iniciar la terapia, los elementos del entorno y su persona, alterando su vestuario y maquillaje. Consiguió ciertos avances y alguno que otro papel en obras de poca importancia. Su nivel mejoraba, pero a un ritmo que a Sue le producía insatisfacción. Estaba segura de que podía sacar...
tracking img