Otto dix

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 20 (4882 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
instituto de investigaciones estéticas, unam

EDUARDO BÁEZ MACÍAS

Otto Dix: serie gráfica sobre la guerra
A Vicente Quirarte

S

obre el arte de la guerra escribieron Von Clausewitz, Sun Tzu y Montgomery, vizconde de Alamein. Arte de la guerra que entendemos como la capacidad para conducir un ejército o un grupo de ejércitos hasta la victoria, hasta la derrota y rendición del enemigo,con la mayor economía posible en recursos y pérdida de vidas. Luego, si hablamos de un arte de la guerra ¿podemos hablar también de una estética de la guerra? Seguramente sí, que hay una estética de la guerra de la misma manera que hay una estética de lo terrible y hasta una estética de la miseria. Veamos por ejemplo la obra gráfica de dos artistas que mediante la técnica del aguafuerte ilustrarontodo lo atroz que puede ser la guerra; pero también todo el sufrimiento que puede caber en ese mar sin orillas que es la sensibilidad del hombre: Francisco de Goya y Lucientes, que ilustró las atrocidades de la invasión francesa en España, 1808-1812. Otto Dix, que ilustró los horrores de las batallas en el frente occidental durante la primera guerra mundial, 1914-1918. Esta vez voy a ocuparme delos grabados de Dix,1 aprovechando la exposición de su obra que se montó en 1999 en el Museo del ex Arzobispado de la
1. Nació Otto Dix el 2 de diciembre de 1891 en Gera, Untermhaus, Turingia, en el seno de una familia de trabajadores, Franz Dix, calderero, y Louise Amann, obrera en una fábrica de porcelana. Asistió a la escuela y aprendió las primeras lecciones de dibujo con Ernst Shunke. En 1909pasó a la escuela de Artes y Oficios de Dresde, donde estudió con Richard Niebert, Paul Naumann y Richard Guhr. En la misma ciudad pintó sus primeros cuadros. En 1912
ANALES DEL INSTITUTO DE INVESTIGACIONES ESTÉTICAS , N ÚM .

76, 2000

237

238

e d ua r d o b á e z m ac í a s

ciudad de México bajo el patrocinio del Instituto de Relaciones con el Extranjero de Bonn, Alemania, y concatálogo escrito por Eugen Keuerleber. Si en las novelas de Erich María Remarque el mundo conoció al soldado de la primera guerra, en Dix podríamos decir que tenemos la visión plástica del mismo conflicto, y si las Baladas sobre la guerra de Bertold Brecht fueron ilustradas por Georg Groz, otro ex combatiente, la lectura de las novelas de Remarque deberíamos hacerla acompañándola de la obrapictórica y gráfica de Dix. Los dos dejaron los testimonios más intensamente vividos sobre la guerra. Los dos pasaron muchos meses en el infierno de las trincheras. Los dos fueron anatematizados y execrados por el nacional socialismo, acusados de derrotistas por su descarnada pintura de la guerra, y los dos recogieron la mirada y el grito de los quince millones de muertos, caídos la mayor parte en elfrente occidental. La Europa del siglo xix, la de la pentarquía, llegaba a su fin. Un fantasma —otro que el anunciado en El manifiesto comunista— recorría el viejo continente: la guerra, consecuencia y salida fatal a las contradicciones del capitalismo y del imperialismo. El arte, que en su peculiar sensibilidad se anticipaba a los estallidos políticos y sociales, experimentaba esas angustiosassacudidas que fueron las vanguardias. El año de 1905 fue crucial, en la ciudad alemana de Dresde se inició el grupo Die Brüke, mientras que en París se montaba la exposición en el Salón de Otoño, en cuyas salas Donatello sufriría abrasado por los violentos colores de Rouault, Vlaminck y Matisse, motivando al crítico Vauxcelles a acuñar con verdadera precisión el término de fauves. Dix, como otrosjóvenes pintores, sentiría como un latigazo la energía de las fuerzas liberadas en las obras de Heckel y Kirchner, así como el fuego cromático fauvista. En 1907, con Las señoritas de Avignon, Picasso emprendía la alada aventura cubista, a la que un año después se sumaría Braque. Luego, en 1909 y 1910, Marinetti, Carrá, Severini y otros clamaron por un arte dinámico, de fuerza, que mirara al futuro....
tracking img