Pablo maria diez

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (478 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Ayer era Jorge Raúl Díez, un hombre dedicado al vicio y los placeres mundanos. Hoy es el hermano Pablo María, que predica y hace sanaciones. Muchos hasta le atribuyen milagros.
El pasado para elhermano Pablo María, a sus 61 años, está cancelado. Hoy su vida es otra, entregada a divulgar el mensaje de Cristo por más de 20 países. Con sus ceremonías de sanación, que llenan estadios en Nicaragua yMéxico, ayuda a otros a superar los dolores físicos y espirituales que el ya dejó atrás.
Su pasado lo vivió como Jorge Raúl Díez, su nombre de pila, un envigadeño que desde la adolescencia consumiódroga. A los 15 ya estaba en las calles de Nueva York ganándose la vida como ladrón de vestidos caros en almacenes de marca.
Luego tuvo la simpatía de amistades non sanctas que lo llevaron al mundodel narcotráfico, primero como un simple adicto a la droga y después como un gran distribuidor que no tenía límites para su adicción al trago y al sexo.
"Vivía en otro mundo, donde en una noche podíatener al frente a 15 mujeres pagadas por mí para que hicieran lo que me diera la gana mientras consumía gramos y gramos de cocaína en un carnaval sin fin", recuerda el hoy hermano Pablo María.
Y lodice con total serenidad, sentado en la silla del confesionario, en una sencilla capilla del municipio de Caldas, en el sur del valle de Aburrá, en una las sedes de la comunidad Nueva Corintios, comose llama su congregación de laicos católicos. Actualmente son más de 300 misioneros en el mundo.
Jorge Raúl dice que, tras años de excesos y de alimentar su obsesión morbosa por las prendas caras ylos autos de lujo, le pasó algo parecido a la conversión de San Francisco de Asís hace ocho siglos, pero en Miami, en uno de sus acostumbrados saturnales.
Ese día no quiso vivir más. Se fue para sulujoso apartamento, tomó barbitúricos y, con unas cuchillas de afeitar, se cortó las venas. Pero eso no fue suficiente para acabar con su vida. Cuenta que una voz le dijo desde su interior que estaba...
tracking img