Para triunfar en la vida

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas: 33 (8012 palabras)
  • Descarga(s): 4
  • Publicado: 13 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Tengamos confianza en nosotros mismos; todos los elementos del éxito se encuentran en nosotros De algunos años a esta parte diríase que el ritmo de la vida humana se ha acelerado. La "lucha por la vida" se vuelve más áspera; el ajetreo para satisfacer el ansia de los apetitos desordenados que nos dominan es incesante. La dureza de los acontecimientos, la incertidumbre del mañana o bien nosdesconciertan o nos llevan a la busca de placeres inmediatos, las más veces desmoralizadores.
Llevamos una vida impersonal y estúpida. ¡Cuántos son los que al finalizar el día vuelven a casa, fatigados del duro trabajo diario, con la desilusión de ver el derrumbe de sus ideales, incapaces de saborear los goces. del modesto hogar!
Viene luego el envidiar a los individuos que han logrado por suvoluntad y actividades destacarse de la masa innominada y "vivir su vida". Potentados de las finanzas y los negocios, políticos despiertos, artistas de renombre. "¡Qué suerte tienen!", dirán algunos, y los amargados exclamarán: "¡Advenedizos!" Demos de lado a los charlatanes de la fortuna, aventureros sin escrúpulos, Que explotan la candidez y la bondad; el buen sentido popular los desenmascara pronto.Los verdaderos grandes hombres lo fueron tan sólo por la fuerza de su genio.
Es cierto que Alejandro, Napoleón, Shakespeare, Carnegie, Pasteur estaban admirablemente dotados de altas virtudes, pero no es menos cierto que si lograron escalar las altas cumbres del poderío, de la riqueza, de la gloria, fue porque supieron desarrollar y encauzar metódicamente sus facultades naturales.
Sería necioempeño pretender ser uno mismo un Napoleón o un Pasteur; pero conviene sin embargo no menospreciarse: si aprovecháramos de la mejor manera todas nuestras facultades, conseguiríamos resultados insospechados.
¿Estamos seguros de saber lo que valemos y de lo que somos capaces? ¿Nos hemos esforzado en aumentar nuestra valía y en poder hacer más?
Nos exaltamos ante las proezas de los atletas, ycada nueva hazaña de los ases del deporte nos entusiasma. Lo que nos debe maravillar no es el resultado conseguido y que aplaudimos, sino el esfuerzo y energía que han necesitado para conseguirlo.
Toda persona normalmente dotada y que no padezca entorpecimiento físico puede lograr esas proezas; le bastará entrenarse con perseverancia y método. La fuerza y la resistencia se adquieren; la velocidad yla destreza se aprenden. Si los campeones poseen esas cualidades en su más alto grado es porque, con tenacidad, se han empeñado en lograrlas; día por día, los ejercicios corporales le dan más fuerza, más agilidad. movimientos más rápidos y exactos, que los hacen aptos para soportar sin fatiga un esfuerzo prolongado.

Si no nos han preparado para la lucha de la vida, es preciso que nosotrosmismos lo hagamos.- Al igual que el cuerpo, el espíritu puede volverse despierto, activo, vigoroso. Los ases de los negocios, de la política, de las ciencias, de las artes son los atletas del espíritu. Como los atletas del cuerpo, han. logrado fuerza, resistencia, velocidad. y destreza. Han sometido sus facultades a severa disciplina; con resolución han puesto en sus manos su auto educación.Desgraciadamente, es preciso aprender el combate de la vida;

los más, hemos salido de la escuela con unas armas: las que da la instrucción; pero no hemos aprendido la técnica de esas armas; no se nos ha educado.
Ya Montaigne decía: "Más vale cabeza equilibrada, que muy llena."
A pesar de sus méritos y de su buen deseo, hoy día los maestros se han visto obligados a llenarnos el espíritu con lasmaterias de programas recargados, descuidando el modelar las potencias preciosas del alma. No obstante los sabios consejos de nuestros padres, estamos completamente inermes y desamparados, porque la mucha ciencia que se nos ha imbuido es de poca eficacia en la vida; no se nos ha enseñado a emplearla en fines prácticos. La vida se ha encargado de darnos algunas lecciones que nos han costado muy...
tracking img