Parafrasis madre tierra

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (344 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Al galope de un caballo negro y esgrimiendo un herrumbroso sable, un soldado
sudafricano arremete contra los tanques del Afrika Korps en el frente del Alamein
durante la Segunda Guerra Mundial.A Ken Brighton,americano, corresponsal de guerra
del “The New York Times”, que fue testigo como corresponsal de los últimos días de la
Guerra Civil Española en Alicante y luego en el norte deÁfrica durante la Segunda
Guerra Mundial, le asalta el presentimiento de que ese jinete enfebrecido es su
admirado amigo Pedro Anciles, a quien conoció años atrás en el puerto de Alicante, en
losdías agónicos de la Guerra Civil. Ken Brighton termina contagiándose del misterio
de la tragedia y decide convertirse en redentor de los problemas de un país
desgarrado. Ya en Alejandría, Ken decidevisitar el hospital donde cree que está
ingresado el hombre del que sospecha. Una hermosa y delicada joven, de nombre
Sefarat Montesza, le confirma que el militar gravemente herido es la personaque
busca. El encuentro sume a Ken Brighton y Sefarat Montesza en una gozosa
perplejidad y en un torrente de sentimientos desbordados. Durante las próximas horas,
revivirán los últimos tres añosy siete meses de vida del moribundo y desgranarán los
enigmas del hombre que cambió sus destinos. En Madre Tierra nadie está conforme
con lo que es, y por lo tanto con lo que hace, ni con Dios nicon el infierno. Sólo el judío
sefardita Wilfred Montesza parece un hombre relativamente feliz; y es probable que lo
sea porque el exilio de casi medio milenio le obliga –como a sus antepasados– aconstreñir la idea de España a una imperecedera emoción nostálgica. Por eso ha
ordenado plantar en su rancho de Pretoria encinas traídas de la lejana Sefarat, y pintar
un gigantesco lienzosobre la huida de los judíos desde los puertos españoles que ha
colgado en una de las paredes de su biblioteca en Johannesburgo. Observa todos los
días el cuadro y busca en él los orígenes de su...
tracking img