Parenquima

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 182 (45469 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
NAVIDADES TRÁGICAS AGATHA CHRISTIE

Librodot

Navidades trágicas

Agatha Christie

2

Relación en orden alfabético de los principales personajes. CARLTON: Abogado de Simeon Lee. ESTRAVADOS (Pilar): Nieta de Simeon Lee. FARR (Stephen): Hijo de un antiguo amigo socio que fuera de Simeon Lee. HORBURY (Sidney): Enfermero de Simeon Lee. JOHNSON: Coronel y jefe de policía. LEE (Alfred): Hijoprimogénito del citado Simeon. LEE (David): Hermano del anterior. LEE (George): Hermano de los anteriores y respetable miembro del Parlamento inglés. LEE (Harry): Otro hermano de los citados. LEE (Hilda): Esposa de David. LEE (Jennifer): Hermana de Alfred, David, George y Harry y madre de Pilar Estravados. LEE (Lydia): Esposa de Alfred. LEE (Magdalene): Esposa de George. LEE (Simeon): Jefe de lafamilia Lee, multimillonario. POIROT (Hércules): Famoso detective. SUGDEN: Inspector de policía. TRESSILIAN (Edward): Viejo mayordomo de los Lee.

GUÍA PARA EL LECTOR

2

Librodot

Librodot

Navidades trágicas

Agatha Christie

3

«Mi querido James: Has sido siempre uno de mis más fieles y amables lectores y por ello me turbó enormemente el escuchar una crítica tuya. »Te quejastede que mis asesinatos se iban volviendo demasiado refinados, decadentes incluso. Sentías profundos anhelos de "un buen crimen violento, con mucha sangre". ¡Un asesinato que no ofreciera duda alguna de que era un verdadero asesinato! »Por ello te dedico esta obra, que he escrito pensando en ti y con la esperanza de que será de tu agrado. »Tu afectuosa cuñada, AGATHA.»

3

Librodot

LibrodotNavidades trágicas

Agatha Christie

4

PRIMERA PARTE
(22 de diciembre) I
Stephen se levantó el cuello de su abrigo mientras avanzaba apresuradamente por el andén. Una tenue niebla llenaba la estación. Enormes locomotoras resoplaban lanzando al aire nubes de vapor. Todo estaba sucio y humoso.. Stephen pensó con repugnancia: «¡Qué país más asqueroso! ¡Qué ciudad más sucia!» Habíasedesvanecido su primera impresión ante las tiendas de Londres, ante sus restaurantes, sus bien vestidas y atractivas mujeres. Ahora lo veía como una reluciente aguamarina engarzada en un aro de plomo. Si ahora estuviese en África del Sur... Le invadió una súbita e intensa añoranza. Sol, cielos azules, jardines de flores azules, blancas, amarillas, creciendo profusamente por todos los lados. En cambio,aquí, barro, suciedad y masas inacabables de gente en continuo movimiento y lucha. Atareadas hormigas moviéndose afanosas alrededor de su hormiguero. Por un momento pensó: «¡Ojalá no hubiese venido!» Luego recordó sus propósitos y sus labios se cerraron en una fina línea. No. Tenía que seguir adelante. Durante años había proyectado aquello. Siempre pensó hacer lo que iba a realizar ahora. ¡Sí,tenía forzosamente que seguir adelante! Aquella súbita indecisión, aquel preguntarse: «¿Para qué? ¿Vale realmente la pena? ¿Por qué escarbar en el pasado? ¿Por qué no dejarlo correr?», todo eso era solamente debilidad. No era ya un hombre para desechar sus propósitos por el capricho de un momento. Tenía cuarenta años, se sentía seguro de sí mismo. Llegaría hasta el fin. Realizaría aquello que le hizovenir expresamente a Inglaterra. Subió al tren y avanzó por el pasillo en busca de un asiento. Había rechazado la ayuda de un mozo y llevaba él mismo su maleta de piel. Fue recorriendo vagón tras vagón. El tren estaba lleno. Faltaban sólo tres días para Navidad. Stephen Farr contemplaba, disgustado, los rebosantes vagones. ¡Gente! ¡Gente por doquier! Y todo el mundo con un aspecto igual,horriblemente igual. Los que no tenían cara de cordero tenían cara de conejo, pensó. Algunos runruneaban y resoplaban. Otros, sobre todo hombres de mediana edad, gruñían como cerdos. Hasta en las muchachas delgadas, rostros ovalados, labios rojos, había una depresiva uniformidad. Con súbita añoranza recordó el amplio vedlt, tostado por el sol, vacío de gente... Y de pronto contuvo el aliento. Acababa de...
tracking img