Paris en el siglo xx

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 157 (39079 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
JULIO VERNE

PARIS EN EL SIGLO XX
“Uso exclusivo Vitanet, Biblioteca virtual 2002”
PARIS EN EL SIGLO XX

CAPITULO I

La Sociedad General de Crédito Instruccional

El 13 de octubre de 1960, una parte de la población de París se reunía en las numerosas estaciones del ferrocarril metropolitano, y se dirigía por los distintos ramales hacia el antiguo emplazamiento del Campo de Marte. Erael día de la distribución de premios en la Sociedad General de Crédito Instruccional, enorme establecimiento de educación pública. Su excelencia, el Ministro de Embellecimientos de París, debía presidir la ceremonia. La Sociedad General de Crédito Instruccional reflejaba perfectamente las tendencias industriales del siglo: lo que cien años antes se llamaba “progreso’, había conseguido un desarrolloinmenso. El monopolio, ese non plus ultra de la perfección, tenía en sus garras al país entero; se multiplicaban las sociedades, se fusionaban, se organizaban; habrían asombrado a nuestros padres por sus inesperados resultados. No faltaba el dinero. Los ferrocarriles habían pasado de manos particulares a las del Estado. Abundaban los capitales y más aún los capitalistas a la caza de operacionesfinancieras o de negocios industriales. No nos extrañemos, por eso, de lo mucho que habría sorprendido a un parisiense del siglo diecinueve, entre otras maravillas, esta creación del Crédito Instruccional. esta sociedad llevaba unos treinta años funcionando exitosamente bajo la dirección financiera del barón de Vercampin. A fuerza de multiplicar las sedes de la Universidad, los liceos, loscolegios, las escuelas primarias, los pensionados de doctrina cristiana, los cursos preparatorios, los seminarios, las conferencias, las salas de asilo, los orfelinatos, por lo menos alguna instrucción se había filtrado hasta los últimos estratos del orden social. Si bien ya casi nadie leía, por lo menos todo el mundo sabía leer e incluso escribir; no había hijo de artesano ambicioso o campesinodesclasado que no pretendiera algún cargo en la administración; el funcionarismo se desarrollaba en todas las formas posibles; más tarde veremos qué legión de empleados el gobierno hacia marcar el paso, y militarmente.

De momento sólo se trata de explicar cómo debieron aumentar los medios de instrucción junto con la gente por instruir. ¿Acaso no se habían inventado en el siglo diecinueve las sociedadesinmobiliarias, las sucursales de empresas, el crédito hipotecario, cuando se quiso rehacer una Francia nueva y un nuevo Paris? Ahora, construir e instruir era una y la misma cosa, lo era todo para los hombres de negocios. La instrucción no se consideraba, en rigor, otra cosa que un tipo distinto de construcción, aunque algo menos sólida. Fue lo que pensó, en 1937, el barón de Vercampin,conocidísimo por sus vastas empresas financieras. Tuvo la idea de fundar un colegio inmenso en el cual el árbol del conocimiento pudiera desplegar todas sus ramas. Dejaría, por cierto, al Estado el cuidado de podarlas, dirigirlas y encadenarías según sus fantasías. El barón fusionó los liceos de París y de provincia, Sainte-Barbe et Rollin y las diversas instituciones particulares en un soloestablecimiento; allí centralizó la educación de toda Francia; los capitales respondieron a su llamado, pues presentó el negocio como una operación industrial. La habilidad del barón era una garantía en materias financieras. El dinero acudió a raudales. Se fundó la Sociedad. Inició los negocios en 1937, durante el reino de Napoleón V. Distribuyó cuarenta millones de ejemplares de su folleto. Allí se leía en laprimera página:
Société Générale de Credit instructionnel, sociedad anónima constituida ante Me Mocquart y asociado, escribanos de París, el 6 de abril de 1937, y aprobada por decreto imperial del 19 de mayo de 1937. capital social: cien millones de francos, dividido en 100.000 acciones de 1.000 francos cada una. Directorio Barón de Vercampin, c., presidente, De Montaut, O., director del...
tracking img