Paseo puente

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1740 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
PASEO PUENTE (Ex Calle Del Puente) TUVO Santiago un Puente de Cal y Canto que no volverán a ver los siglos venideros. El poblachón, aplastado por sus aleros interminables, destacaba sobre su riacho once ojos ciclópeos que avizoraban el valle del Mapocho, como centinelas de la hispana civilización. Había trazado su plano un alarife del siglo XVIII, don José Antonio Bidart, y encargado de lafábrica un hombre cuidadoso de la pureza del abolengo como de la argamasa que cimentaría los macizos de piedra de la obra. Llamábase don Luis Manuel de Zañartu y a la sazón era el Justicia Mayor y Teniente Lugar de Capitán General. Nada omitió, desinteresado y enérgico, para hacer del puente un monumento que demostrase la enjundia vasca de su espíritu. Impulsado por su carácter decidido, reunió más dedoscientos trabajadores diarios, sacados de la cárcel y del vagabundaje, y los hizo purgar allí sus delitos, acorralados de dos en dos, en las secciones de albañilería, cantería y herrería. Fueron días penosos para la indiada y el mestizaje, que no conoció otro canto que el golpe continuo y monótono de la escoda y el chasquear de los látigos de los sobrestantes. Pero la obra apareció suntuosa,soberbia de alzarse sin auxilio de las arcas reales, elevando sobre la ciudad el dovelaje que sustentaba la vía que iba a unir las dos márgenes del Mapocho, y a traer de la Chimba, el Salto del Agua, Quilicura y la Dehesa los olores rústicos de sus hortalizas y viñas y el cantar de sus picanas campesinas en el arreo de las yuntas. El costo de la obra no pasó de 200.000 pesos, debido a su celo deCorregidor, que miraba la ciudad como suya. La rampa sur del puente vino a enfrentar con el costado norponiente de la Plaza Mayor, llegando su declive hasta las calles de Zañartu y San Pablo. La calle de Zañartu, que se formó por el caprichoso trajín de la Plaza de Abastos, hizo esquina con el rancherío riberano, antes de llegar a San Pablo, y dejó aislada a una casita que ostentaba en el alto untejadillo de dos aguas. Sobre el enroñado portalón un balconete miraba hacia el lecho del río, dominando el panorama de la cordillera y toda la magnífica vista del puente. Había sido construida por el Corregidor Zañartu para el solo destino de mirador de la obra. Allí se encaramaba en las tardes a contemplar con sus catalejos los diferentes trabajos, siguiendo con apasionamiento las incidencias de lospicadores, herreros y albañiles. Su presencia en el balconete inspiraba terror a los obreros, que en su mayoría formaban una siniestra cadena de condenados a trabajos forzados. El Corregidor, que era de genio sumamente irritable, daba desde allí a los celadores, con voz de calvatrueno, las órdenes de castigo que llegaban al presidio provisional levantado en la otra ribera. Muchas veces bastóvérsele asomar por la baranda de la casuca para terminar con más de una sublevación de presos, pues éstos temían que bajase hasta la obra misma, donde solía dirimir la cuestión por su propia mano, con golpes de látigo y disparos de trabuco. El pueblo, para dar fe de la solidez del puente, refería que en la argamasa con que se unió la piedra y el ladrillo se echaron nada menos que las claras de quinientosmil huevos. Una vida nueva comenzó en torno de la rampa del Puente de Zañartu; por la anchurosa vía, abierta al comercio colonial, vino primero el acopio cotidiano de las chacarillas de los

contornos, con su tropel de bueyes, caballos, mulas y borricos. Después fueron los viajeros que arribaban de Valparaíso y de la “otra banda”, en sus cuartagos y acémilas, cargadas de almofreces y petacas;el tráfico de negreros; el comercio de la caña del Perú y la yerba del Paraguay, todo el emporio provincial, que los cambistas mercaban en buenas monedas de plata macuquina. De esta manera se formó en la rampa sur una febril actividad que con el transcurso de los años se hizo extensiva a la antigua calle “del Presidente”, que salía a la Plaza de Armas, y cuyo nombre se le daba por estar en la...
tracking img