Pasión

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (381 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Tres de la madruga. Desde hacía quince minutos dormitaba encima del escritorio. El sonido del teléfono la despabiló. Recordó entonces lo que le habían dicho sus compañeras: “A las 3, más o menos,sonará el teléfono y el señor o la señora de la calle de las Artes, en Yanahuara, pedirán un servicio a Vizcardo y Guzmán”

La tarde está nublada; yo, cansado, aunque no logro descubrir la razón.Ayer trabajé todo el día, casi sin descanso. Atendí al público y el destino me premió con una policía deshonesta, un loco furioso y un cansancio enorme.
Ayer la puerta que da a San Juan de Dios seabrió al público y se cerró la de Santo Domingo. El nuevo acceso estuvo acompañado de señalización en las ventanillas de atención al ciudadano, con íconos gráficos y numeración en turquesa; deperiodistas con grabadoras, cámaras y libretitas; de un millón de personas buscando ser atendidas; y de lluvia al caer la tarde.
Luego del almuerzo la administradora de la agencia me dijo que teníamosun incidente en progreso. Una joven había perdido su billetera, la que fue encontrada por una señora honesta, quienes en compañía del vigilante acudieron a la administradora. La billetera, en decir delas dos mujeres, tenía dinero. El problema es que la billetera se la había entregado la última a la policía, a cuyo cargo corre la custodia oficial del local. Esta, apenas recibió el encargo, se fuedel puesto y desapareció. La joven lloraba y todos no sabían qué hacer.
A la administradora le indiqué que llamé al comando policial para reportar la pérdida, con lo que de paso reportaba laausencia; a las mujeres se les indicó que regresen en media hora; al vigilante, que vuelva a su puesto; y a la administradora le expresé mi temor que la policía no sea honesta. Si era así, en buen lío sehabría metido.
A los 30 minutos exactos reaparecieron todos en escena: mujeres, vigilante y yo. La policía decía que no encontró dinero alguno, la mujer que encontró la billetera dijo que sí; y...
tracking img