Paul broca

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1218 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Paul Broca: frenología y ciencia

Paul Broca fue un brillante neurocientífico francés del siglo XIX. Como neurólogo, aportó una contribución esencial al origen de la afasia. Describió que la lesión de un área de la corteza frontal se asociaba a la pérdida del habla, y afirmó que dicha zona del cerebro controla la emisión articulada del lenguaje. Su afirmación es cierta y, en su honor, a dichaárea situada en la tercera circunvolución del lóbulo frontal izquierdo, se le denomina área de Broca. Los trabajos de Paul Broca se enmarcaban en una línea de pensamiento propia de la época: la frenología. Los frenólogos afirmaban que todas las funciones cerebrales podían ubicarse en zonas concretas del cerebro, lo cual estuvo muy en boga en su época. Actualmente, la mayoría de las afirmacionesfrenológicas son consideradas como pura charlatanería seudocientífica, pues en su afán de ubicar todo, los frenólogos ubicaron hasta los lugares cerebrales de la personalidad, de la bondad, del amor, de la metafísica, etc. Sin embargo, algunas aportaciones de la frenología se han mostrado ciertas, pues algunas funciones cerebrales son localizables, como el habla, la visión, la audición y otras,haciendo cierto de que no hay mal que por bien no venga.

Entre los charlatanes frenológicos, Paul Broca era un científico más serio pero, a pesar de su brillantez “frenológica”, mantuvo algunas teorías que son como mínimos llamativas, como que el peso del cerebro es indicativo de la capacidad intelectual de una persona. Según él, cuanto más peso cerebral, más inteligente se es. Otro científicofrancés y a la par rival de Broca, Gratiolet, se puso manos a la obras pesando cerebros de catedráticos de Universidad y de obreros donados a la Universidad, observando que la afirmación no era cierta porque “no siempre los cerebros de los catedráticos son los más grandes”. Broca le contestó que no todos los que llegan a catedráticos son los más inteligentes, hecho que, siendo irrefutable, lleva alabsurdum la demostración de su teoría. Broca también afirmaba que el peso del cerebro masculino es mayor que el del femenino, razón de la supuesta inferioridad intelectual de la mujer, dogma de fe machista del siglo XIX. A pesar de estos graves deslices, Broca sí acertó en que el peso del cerebro va disminuyendo con el envejecimiento, sentando las bases del proceso de degeneración.

Es evidente quelas descripciones frenológicas caían con facilidad en concepciones sexistas y racistas, a las que eran dados los frenólogos del siglo XIX y que fueron utilizadas por políticos y juristas sin escrúpulos. Por ejemplo, la esclavitud era consecuencia de la inferioridad de la raza negra, pues era un rasgo evidente que la forma más inclinada del hueso frontal del cráneo de la raza negra indicaba unamenor masa de tejido cerebral. Algunos juristas “frenólogos” buscaron huellas neuromorfológicas en los ladrones y asesinos, como que la tendencia a robar y matar se debe a un prominente entrecejo. O la lapidaria frase: “Occipucio saliente, criminalidad innata”. En el siglo XIX toda persona con prominente entrecejo o notorio occipucio era sospechosa. En España, la moda de la frenología se considerabalo más “avanzado” para las mentes médicas de la época. Era tal que intentaban ajustar la realidad a la teoría. Recordemos el famoso caso de José Díaz de Garayo “Sacamantecas”, un individuo acusado de violar, estrangular y destripar a seis mujeres entre 1870 y 1879. El Sacamantecas fue ampliamente estudiado en la cárcel por un perito llamado Dr. Esquerdo, médico madrileño que defendía la teoríafrenológica y que incluso dio una conferencia en el Ateneo de Madrid con el significativo título de “Locos que no lo parecen” (afirmaba que, aunque aparentemente no lo pareciera, un experto distinguiría signos frenológicos en todo loco). Para el Doctor Esquerdo, tras sesudos estudios, el “Sacamantecas” era una especie de monstruo, con cráneo deformado. Dictaminó que “basta con ver y oir al acusado...
tracking img