Pecados capitales

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1471 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Por siglos, los cristianos han considerado a los siete pecados capitales como una guía moral, una lista de pensamientos y acciones que, al ser practicadas, nos conducen al infierno. Sin embargo, hoy en día, su existencia no es cuestionable, pero sí su interpretación, ya que obviamente las necesidades y costumbres del hombre cambian con el pasar del tiempo.
Estrictamente hablando, los sietepecados capitales no aparecen en la Biblia, en realidad fueron creados por los intereses éticos de la Iglesia en sus inicios. El Antiguo Testamento tiene su propia lista de lo que se debe hacer y lo que no: Los Diez Mandamientos, que, de alguna manera están relacionados con los pecados capitales.
Además de los Diez Mandamientos, para hacer contrapeso a los siete pecados capitales, la Iglesia creó lassiete virtudes: humildad (soberbia), castidad (lujuria), caridad (avaricia), paciencia (ira), templanza (gula), compasión (envidia) y diligencia (pereza).

Alrededor del año 375 de nuestra era, un monje cristiano de nombre Evagrio Póntico huyó de las tentaciones de Constantinopla a un pequeño monasterio en el desierto de Egipto. Conocido por sus cualidades de pensador, escritor y orador, Evagrioes el autor de la primera lista de pecados capitales que se conoce, denominados por él como “vicios malvados”. En lugar de ser siete, como varios siglos después instauró el Papa Gregorio Magno, los pecados nombrados por Evagrio Póntico eran ocho: gula o gastrimargia, lujuria o fornicatio, avaricia o philargyria, tristeza o tristitia, vanagloria o cenodoxia, ira, orgullo o superbia y apatía oacedia.
Al inicio, la lista escrita por Evagrio solo fue para algunos monjes, y no fue de dominio público sino hasta doscientos años más tarde.

Fue a manos del reformador Papa Gregorio Magno que los ocho pensamientos tentadores se transformaron en los siete pecados capitales, ya que creía que el número “7” encerraba un significado divino. Al elaborar esta lista, el Papa eliminó la tristeza y lavanagloria y añadió la envidia para completar los pecados que hoy en día conocemos: lujuria, gula, avaricia, pereza, ira, envidia y soberbia.
El Papa Gregorio luego los promovió en todo el mundo cristiano, y pese a que no se encontraban en ningún lugar de la Biblia, los siete pecados capitales se convirtieron en parte de la doctrina cristiana.
El Papa Gregorio Magno es considerado como uno de losgrandes reformistas en la historia de la Iglesia, ya que además declaró que todos los sacerdotes de la Iglesia Católica Romana debían ser célibes. El resultado de esto, tuvo un alcance mayor de lo esperado. En un tiempo relativamente corto, el celibato evolucionó de un concepto teológico a una denuncia contra la sexualidad de todos los fieles. La Iglesia se había convertido en abiertamenteantihedonista. De este modo, la sexualidad existía solamente para propósitos de reproducción y todo lo que fuera más allá de eso era pecaminoso.
Sin embargo, por mucho tiempo en la antigüedad, la lujuria no fue condenada sino celebrada. En India, los templos hinduistas en Khajuraho estaban decorados con miles de esculturas de intrincadas posiciones sexuales seleccionadas de las escrituras eróticasllamadas Kamasutra.
Por otra parte, la cultura greco-romana construía monumentos para celebrar la sexualidad. Para ellos no había nada que estuviera realmente prohibido. El sexo es un tipo de experiencia corporal total y todo eso era perfectamente aceptable para las clases más altas en la sociedad griega y romana.

Para Evagrio Póntico, la base de todos los pecados era la vanidad, ya que es elpecado de la autosuficiencia. Asimismo, los teólogos concuerdan con este pensamiento debido a que la vanidad hace que las personas sientan que no necesitan a Dios.
En otras culturas distintas a la judeocristiana, la vanidad era considerada como un pecado terrible. A lo largo del Mediterráneo, las grandes ciudades de Atenas y Roma también condenaban la vanidad. En el mundo greco-romano, la vanidad...
tracking img