Peda

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 27 (6556 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
CONCEPCIÓN EDUCATIVA
Neill no fue un científico, ni un investigador, fue quizás un filósofo, y sobre todo un soñador y un idealista. No fue el hombre de una escuela pedagógica o psicológica en particular, no desarrolló jamás un enfoque metódico y reflexivo. Toda su obra no es más que la extensión de su propia personalidad. Pese a que escribía mucho, sus textos a menudo sólo eran impulsosgenerosos, afirmaciones vehementes, anécdotas, reacciones indignadas, aunque también argumentaciones simplistas. Jamás se preocupó por articular sus ideas entre sí ni por evaluarlas a la luz de la realidad. “Neill, señala Bates-Ames, elaboraba una teoría sobre la forma en que piensa el niño y sobre sus supuestas necesidades y luego, cuando su teoría sucumbía bajo el peso de las pruebas, continuabatratando a los niños como él imaginaba que eran” (Bates-Ames, 1972, pág. 62). En verdad, Neill, a diferencia de sus contemporáneos, no plantea en principio los problemas de la educación en función de las necesidades, sino del derecho. Aun cuando toma de Reich el término “autorregulación”, lo hace para referirse al “derecho que tiene un lactante de vivir libremente, sin obstáculos exteriores, en cuanto alas actividades psíquicas y somáticas” (1953, pág. 42). Se comprende entonces que las teorías de la época fueron a menudo deformadas y sólo sirvieron básicamente de preparación para sus propias ideas; esto explica también por qué en el ocaso de su vida aún se maravillase de haber escrito durante años sin haber podido aclarar ni sus ideas ni sus acciones.

“Cada cual es libre de hacer lo quedesee mientras no usurpe la libertad de los demás”: ésta es la filosofía de la libertad que prevalece en Summerhill. Su interpretación en términos pedagógicos es sencilla: “en materia de salud psíquica no debemos imponer nada y en materia de aprendizaje, no debemos pedir nada” (1945, pág. 103).
De hecho, para el proyecto pedagógico de Neill, ya en 1914 las cartas estaban echadas, incluso antes deque leyera una sola línea de un tratado de educación: “mis muchachos, señalaba en esa época, han hecho lo que han querido y no dudo de que hayan expresado lo mejor de ellos mismos” (1975, pág. 152). Todas sus obras, todos sus artículos no han sido más que variaciones sobre ese mismo tema, y todos sus encuentros, antes que enriquecerlo, han servido más bien para reformularlo. Y ese principio es laexpresión de un verdadero impulso libertario que se remonta a la infancia.
Neil creía que es más importante el desarrollo adecuado de las emociones que el adelanto intelectual. Un niño emocionalmente sano puede sacar recursos fácilmente en el futuro para lo que quiera hacer, incluso ponerse a la altura, en conocimientos y recursos intelectuales, de los niños de la escuela convencional. Aunque desdeluego, se oponía a toda forma de competitividad fomentada en los niños. Lo fundamental es el equilibrio emocional, como factor clave para que los niños se hagan personas felices, último objetivo de la educación para Neill como se ha dicho.
Bibliografía:
Revista trimestral de educación
Comparada (París, UNESCO: Oficina Internacional de Educación), Vol. XXIV, nos 1-2, 1994,
Págs. 220-230.FINALIDADES/ VALORES DE SU CONCEPCIÓN

La pedagogía de Neill se parece en sus fines a la pedagogía crítica. Pero se diferencian en que la pedagogía crítica busca efectuar transformaciones sociales que mejoren la calidad de vida de los más desposeídos, además de apelar al contexto social del educando.

Neill no busca operar transformaciones en la sociedad, sino que busca formar seres libres quesean felices, y tales personas puedan aportar a la sociedad, no al Estado. La pedagogía crítica apela mucho a la política, que el espacio de la escuela sea una sociedad política y que el educador debe tener una opción política y ser crítico de su sociedad. Neill cree en la felicidad como la solución de todos los males de la sociedad reprimida por el Estado, la Iglesia y el Capital. Tal felicidad...
tracking img