Pedagogía agustiniana

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2084 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Pedagogía Agustiniana

Autor: Profr. Aurelio Gallardo López

Hablar de San Agustín parece ser un tema privativo de las homilías dominicales pronunciados por un Sacerdote en un templo católico, pero es importante que los profesores, conozcan y practiquen la pedagogía propuesta por Aurelio Agustín de Tagaste, Obispo de Hipona, puesto que tiene vigencia actualmente.

Es poco frecuente entrelos laicos, retomar el tema de la pedagogía agustiniana. Tal vez el motivo de esto sea el desconocimiento que se tiene de este tema, puesto que, cuando se habla de San agustín, tal parece que es un filosofo y un teólogo que tiene que ver solamente con la iglesia católica, y que es a los sacerdotes a los que les corresponde hablar de su vida y obra de santo, pero ¿cuánto sabemos de la propuestapedagógica de este hombre que dedicó gran parte de su vida a, primero, ser estudiante, en el sentido tradicional, -es decir, a asistir a las aulas de una universidad, - y después a ser maestro en varias de ellas, además de escribir las reflexiones sobre su quehacer docente?.

Recordemos brevemente la vida y obra de Agustín de Hipona, después de lo cual estaremos en condiciones de discernir y tomar orechazar la vigencia de su propuesta pedagógica.

San Agustín nació en Tagaste, (la actual Souk Ahras, en Argelia). Cuenta el mismo Agustín en el libro las confesiones, que su formación comenzó en el regazo de su madre Mónica, y lo que aprendió de ella le despertó una sed de conocimiento de Dios que jamás le abandonaría, ni siquiera cuando se alejó de su fe durante los diez años que pasó junto alos maniqueos. (Conf. 111, 4, 8).

La educación formal de Agustín se inició en su villa natal de Tagaste, donde aprendió los rudimentos de la lectura, la escritura y la aritmética. Él mismo nos confiesa que estas fueron, probablemente, las lecciones más 1

valiosas que recibió. “No cabe duda que las primeras letras eran mejores por ofrecer mayores garantías. Con ellas iba adquiriendo, y dehecho adquirí, algo que ahora conservo: leer cuantos escritos caen en mis manos y escribir lo que me viene en gana” (Conf. 1, 13,20.) de ahí la importancia y el cuidado que se debe tener en la educación inicial, al ayudar a los niños a que aprendan y desarrollen destrezas y habilidades del pensamiento, se les ayuda a que formen su personalidad y a que puedan lograr por si solos lo que quieren hacerde su vida con independencia haciendo uso de su inteligencia.

La Praxis Educativa de Agustín Aurelio Agustín de Tagaste fue profesor durante trece años: a sus veintiún años de edad en su propio pueblo natal de tagaste, enseñando Gramática durante un año. Y asumiría después el profesorado de Retórica y Artes Liberales sucesivamente, en Cartago (ocho años), en Roma (un año) y en Milán (tresaños). Profesor de Oratoria, que ganará finalmente las posiciones a la más alta cátedra de Retórica, en la corte imperial de Milán, a sus treinta años de edad.

Sin embargo, Agustín recalca en sus Confesiones, los aspectos negativos de su experiencia como docente: En Cartago se siente incapaz de controlar la indisciplina de su alumnado y termina por renunciar (cf. Conf. V, 8, 14). En Roma le satisfaceel talante pacifico, disciplinado y galante de sus alumnos, pero le decepciona su irresponsabilidad en el pago de sus honorarios (cf. Conf. V, 12, 22). Y en su nueva visión de las cosas a raíz de su conversión a la fe cristiana, califica su cátedra de “mercadeo de la palabrería” (Conf. IX, 2,2). Y acaba renunciando a su función de profesor, para convertirse muy pronto en un sabio educador.Deja así Agustín la impresión de que como profesor educador, por trece años fue un fracaso. Pero un hecho revelador lo desmiente: un significativo grupo de los que fueron sus alumnos de Retórica, quedaron marcados por la cálida personalidad de Agustín, se convertirían en sus más íntimos amigos y discípulos, y seguirán su propio rumbo de vida. Tales son: Alipio “la otra mitad

2

de mi propia...
tracking img